A mi parecer, la mejor película del año. Mendes me hablaba a mí. Eso no me pasaba en un cine desde hacía mucho tiempo. Entiendo a sus personajes, demasiado como para no sentirme ante un espejo que me llena de frustración y miedo. Por cierto, como tu bien mencionas, algo que Bergman también consigue provocarme en muchas de sus peliculas. Muy pocos más.