VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Nick y Norah, una noche de música y amor
Escrito por Agente Cooper   
Jueves, 15 de Enero de 2009


Valoración espectadores: 3.00

Nick y Norah, una Noche de Música y Amor (Peter Sollett, 2008)

Valoración de VaDeCine.es: 3

Image Título original: Nick and Norah's Infinite Playlist
Nacionalidad:
U.S.A.
Año: 2008 Duración:
90 min
Dirección:
Peter Sollett
Guión:
Lorene Scafaria (Novela: Rachel Cohn, David Levithan)
Fotografía:
Tom Richmond
Música:
Mark Mothersbaugh
Intérpretes:
Michael Cera (Nick); Kat Dennings (Norah); Alexi Dziena (Tris); Ari Graynor (Caroline)
Página web
Trailer


Cine juvenil el que nos ocupa, por mucho que lo disfracen con lo más granado del momento neoyorquino. Un producto, como tantos otros, pensado a priori para satisfacer las demandas de la masa púber. Quizá más sofisticado, más alternativo, pero no por ello menos prefabricado.

Nick (Michael Cera) es un tímido guitarrista de una de tantas bandas de rock que sueña con ser más conocida que Jesucristo. Vive sin noticias de su novia Tris (Alexi Dziena) desde hace tiempo. Como en tantas otras parejas, la llegada de la universidad parece cambiarlo todo, sobre todo para ella. Durante uno de sus conciertos conocerá a Norah (Kat Dennings), también introvertida, como él. Cualquier persona normal necesitaría unos 20 segundos para entender que esta nueva chica es infinitamente mejor que la anterior. Nick, sin embargo, parece ser poco espabilado y necesita una noche entera. Al fin y al cabo hay que hacer una película, ¿no? Tan inteligente para entender la profundidad de una canción de Robert Smith y, sin embargo, absolutamente incapaz de darse cuenta de lo imbécil y superficial que es su novia, para mandarla a paseo. ¡Qué cosas!


Image


Dado que el chico necesita tiempo para decidir entre ambas, los guionistas levantan una estúpida historia de búsqueda de una amiga borracha que permita visitar algunos rincones del Nueva York más independiente. Lugares de fogueo de bandas como Interpol, Vampire Weekend o MGMT. Sin embargo, poco hay más allá de la curiosidad que la ciudad y su escena musical despiertan y despertarán en cualquier joven espectador. La juerga está mínimamente exprimida. Nuestros jóvenes, claro, no beben, así que desmadre el justo. ¿Qué queda entonces? Pues poco, la verdad. Vueltas y revueltas a los sentimientos, conversaciones sobre música y un par de amagos irrisorios de pelea que autoafirmen la personalidad del protagonista. Todo muy católico a pesar de los amigos homosexuales, imprescindibles al parecer en cualquier trabajo actual. Piensen en Jo, que Noche! (Martin Scorsese, 1985), quítenle todo lo políticamente incorrecto, pásenlo por el filtro de la MTv del siglo XXI y les quedará esta aburrida película.

Es Nueva York, podría ser Londres, Berlín o Madrid, da igual. Internet ha creado monstruos que consumen cultura compulsivamente, casi siempre sin digerirla. En cierto modo, la cinta es consciente de su naturaleza “hype” y todo es perecedero, como la gran mayoría de los grupos que han ofrecido sus canciones a la banda sonora del largometraje. Parecen decirnos: pasa, toma tus palomitas, disfruta de esta nadería, cuenta lo buena que es a tus amigos para que también vengan a verla. Dentro de dos semanas, olvídala. Tranquilo, pronto llegaremos con otra película, otro nuevo grupo u otro libro al que prestar atención durante otros quince días. Así funciona esto. Así queremos que funcione. Eso, o que me hago viejo, que también podría ser.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook