VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Buenas noches y buena suerte
Escrito por Mr. Sandman   
Jueves, 08 de Enero de 2009


Valoración espectadores: 8.11

Buenas Noches y Buena Suerte (George Clooney, 2005)

Valoración de VaDeCine.es: 7

ImageTítulo original: Goog Night and Good Luck
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 2005 Duración: 90 min.
Dirección: Geroge Clooney
Guión: Grant Heslov y George Clooney
Fotografía: Robert Elswit
Música: Diane Reeves
Intérpretes: David Strathaim (Ed R. Murrow); George Clooney (Fred Friendly); Robert Downey Jr. (Wershba); Jeff Daniels (Sigfried Mickelson)

Página web

 

Edward R. Murrow fue un periodista americano que se hizo famoso por sus retransmisiones radiofónicas durante la Segunda Guerra Mundial. Su alto compromiso ético y moral le convirtieron en referencia en su profesión. Ya en los años 50, presentó el programa See It Now, en cuyo espacio intentó dignificar la televisión como medio educativo e informativo por encima de todo. En sus reportajes más famosos analizó y atacó la política anti-comunista del senador MacCarthy, y es justo ese hecho el que nos cuenta George Clooney en su segunda película como director, la cual es nombrada con la frase con la que Murrow cerraba cada uno de los episodios de dicho programa. La misma ha sido utilizada (de forma que raya el patetismo, la verdad) por el Presidente Zapatero para cerrar su intervención en el primer debate electoral del 2008, dicho sea de paso.

Image
Cociendo el programa

Clooney nos presenta un guión que habla sobre el poder de la televisión, los hilos que la manejan (el dinero y la política) y los monigotes que se dejan manejar, o no, completando un manifiesto por un medio televisivo concienciado y comprometido, con una labor mucho más importante que el mero entretenimiento y evasión de quienes la contemplan. Para ello sirve como ejemplo la causa anti-McCarthy del propio Murrow, el cual se atrevió a decir las cosas claras a pesar de las presiones recibidas en contra. El objetivo de la película se centra en el medio en sí mismo, por lo que no intenta ser un juicio contra el senador por Wisconsin y su caza de brujas. Esto queda claro con los discursos del protagonista que la enmarcan, y en los minutos en los que el director nos deja ser meros espectadores del programa de la CBS, de modo que tomemos nuestras propias decisiones respecto al tema trata

De hecho, en ningún momento vemos nada referente a la persecución comunista fuera de lo utilizado en la retransmisión televisiva, siempre que no tenga que ver con presiones a los trabajadores de la cadena. Resumiendo, la intención es hacernos reflexionar sobre la caja tonta y el periodismo, más que sobre McCarthy y si la pérdida de derechos civiles está justificada en un momento en el que la seguridad nacional se vea en peligro, tema también de mucha actualidad. Esta lucha de un pez pequeño (el periodista) con un pez gordo (el Senador) hubiera dado para momentos épicos que habrían sido recibidos por todos con algarabía pero que Clooney evita a toda costa. Dicho lo cual, y aunque históricamente se tiene la persecución que tuvo lugar en los Estados Unidos entre 1950 y 1956 como un periodo negro de miedo cuasi-medieval, hay que hacer notar que los historiadores no se ponen de acuerdo en que tales investigaciones fueran tan fraudulentas como ahora se nos presentan e incluso tildan la endemonización del senador como de ser "el mito fundacional de lo politicamente correcto".

Image
Por entonces, fumar era lo más cool

En cuanto a lo estrictamente cinematográfico, el protagonista está soberbio aunque un poco plano por culpa de un guión que se centra tanto en lo que quiere contar que no nos deja ver nada personal del mismo. Son especialmente acertados los primeros planos que nos revelan el duro momento en el que se da cuenta de que no hay marcha atrás y tendrán que seguir hacia delante con todas sus consecuencias. Sin embargo, si que tiene una historia que es completamente para rellenar, ya que no aporta nada. Me refiero a Robert Downey Jr. y su esposa.

Aunque la escasa duración del metraje se agradece visto lo que hay por ahí, argumentalmente la película se queda coja ya que no nos cuenta el destino de ninguno de los personajes, sino que se queda en las reflexiones antes comentadas, lo cual, teniendo en cuenta el conjunto, sobrio y sin aspavientos, está totalmente acorde con el espíritu de la cinta. Como si una producción del propio protagonista se tratara, no toma (casi) partido, sino que deja al espectador el trabajo de sacar sus propias conclusiones, cosa rara en su tiempo y aún más hoy en día.

 

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook