Siempre digo lo mismo de Almodóvar, es muy dificil ver una película y adivinar de quién es al instante. El manchego tiene su sello, y lo imprime a conciencia a todos sus trabajos, cosa que los hace tan personales que o conectas con su universo y los amas, o te parecen repetitivos y de lo más indigestos.
A mí, personalmente, me encanta y lo considero todo un orgullo nacional.