VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
City of Ember: En Busca de la Luz
Escrito por Error Humano   
Martes, 06 de Enero de 2009


Valoración espectadores: 5.00

City of Ember: En Busca de la Luz (Gil Kenan, 2008)

Valoración de VaDeCine.es: 4,5

ImageTítulo original: City of Ember
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2008 Duración: 95 min.
Dirección: Gil Kenan
Guión: Caroline Thompson (libro: Jeanne Duprau)
Fotografía: Xavier Pérez Grobet
Música: Andrew Lockington
Intérpretes: Bill Murray (Alcalde Cole), Tim Robbins (Loris Harrow), Saoirse Ronan (Lina Mayfleet), Mackenzie Crook (Looper), Martin Landau (Sul), Toby Jones (Barton Snode), Harry Treadaway (Doon Harrow), Marianne Jean-Baptiste (Clary), Mary KayPlace (Mrs. Murdo)
Página web y Trailer


Tras una hecatombe, da igual de qué tipo y en qué fecha, a la humanidad no le queda otra que refugiarse bajo tierra. Para ello, los miembros más eminentes de la sociedad construirán la ciudad de Ember, que será abastecida de energía exclusivamente por un enorme generador cuya vida útil estimada es de 200 años. Para que los subterráneos ciudadanos no se depriman, “Los Constructores”  decidirán silenciar toda información del exterior hasta que la superficie vuelva a ser habitable. Así, de puro olvido, el Sol tornará quimera y no será añorado. A modo de protección, ocultarán la ubicación de la única salida de la ciudad en una caja metálica que sólo podrá ser abierta tras los dos siglos de rigor. El secreto deberá pasar de alcalde en alcalde hasta que llegue el momento adecuado. Sin embargo, la cadena se romperá y la caja, junto a su esperanzador mensaje, quedará perdida en la leyenda.


Image
Murray y el chupinazo.

Con una infame introducción narrando la anterior parrafada comienza City of Ember, la segunda película de Gil Kenan tras su debut en la digna y apreciable cinta de animación Monster House (2006). Basada en la serie literaria Los Libros de Ember de Jeanne Duprau, parece que, últimamente, a las productoras se les antoja rentable toda adaptación de la literatura juvenil que suene imaginativa, máxime si es una saga. Y lo será, siempre y cuando inviertan lo suficiente en la infalible y todopoderosa campaña de promoción correspondiente.

Sí, sé que poderoso caballero es Don Dinero, pero aún no logró asimilar porqué actores de renombre, como Tim Robbins o Bill Murray, se enfrascan en estos productos. Casos como el de Martin Landau, aunque más trágicos, son más compresibles, pues hace años que, a pesar de su talento, nadie le llama para papeles de empaque. Hay que asegurar la pensión.

Sobretitulada en nuestro país como 'En Busca de la Luz', la frasecita no podría ir más al caso, aunque no sepamos si va referida a la trama del film o subrayando la falta de ingenio de la producción. Si durante la historia vemos como Ember sufre apagones, podríamos afirmar que la fantasía y el ingenio están a oscuras durante todo el metraje, pues ni la post-apocalíptica puesta en escena ni el manido libreto aportan nada al cine juvenil de aventuras. La inventiva brilla por su ausencia. Parece que alguien no ha pagado el recibo de la luz y, lamentablemente, la factura la termina soportando el hastiado espectador. No me sirve el discurso de que City of Ember sea el reflejo de una sociedad totalitaria y corrupta, donde cada joven tiene marcado su destino mediante insaculación, para definir la película como ácida y crítica. Mis homólogos de los grandes medios les intentarán convencer de ello. Existen dos opciones: o vendieron su alma a las distribuidoras tiempo atrás, o la sequía creativa del cine les volvió excesivamente conformistas.


Image
El gordo le cuenta a Robbins que Ember será una saga. Atentos a la cara del canoso Tim.

Lo verdaderamente luctuoso es que, a pesar de su falta de personalidad y atractivo, la película no se encuadre actualmente entre lo peor de su género. “Se defiende” o “entretenida”, opinarán muchos. Es cierto, pero esta triste realidad no hace sino poner de manifiesto la marejadilla de fondo que existe en la industria cinematográfica. Hace tiempo que las buenas ideas escasean y, tal vez hoy me pillen nostálgico, pero me da la impresión de que otras generaciones adolescentes hemos disfrutado de mejores productos dirigidos a nuestras fantasiosas e hiperactivas mentes. Así se hacía más fácil empezar a apreciar el buen cine.


Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook