VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El Lince Perdido
Escrito por Error Humano   
Martes, 30 de Diciembre de 2008


Valoración espectadores: 5.71

El Lince Perdido (Raúl García, Manuel Sicilia, 2008)

Valoración de VaDeCine.es: 5

ImageTítulo original: El Lince Perdido
Nacionalidad: España
Año: 2008 Duración: 75 min.
Dirección: Raúl García, Manuel Sicilia
Guión: Raúl García, Manuel Sicilia, José Enrique Machuca
Fotografía: Animación
Música: Sergio de la Puente
Intérpretes: David Robles (Félix, el Lince), Cecilia Santiago (Beea), Abraham Aguilar (Gus), Stephen Hughes (Newmann)
Página web
Trailer


Existen proyectos que resulta inevitable juzgar en función de su valentía, contando su arriesgada propuesta y decidida personalidad como valor añadido a la hora de evaluar la obra. El Lince Perdido es uno de ellos. Sin embargo, más allá de estas consideraciones y lejos de cualquier tipo de chauvinismo hispánico, esta cinta de animación tiene cierta entidad propia dentro de su género. Producida y promocionada animosamente por ese hombre de cine llamado Antonio Banderas, el film no ha sido llevado a cabo por unos cualquiera. Manuel Sicilia y Raúl García poseen una compacta experiencia en la sombra. El primero de ellos se encargó de la parte animada de Pasos de Baile (2002), dirigida por John Malkovich; y el segundo, es todo un clásico de la animación patria. Fue el primer español contratado por Disney, trabajando en pilares como ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988) o El Rey León (1994).  Es éste su primer paso en el largo fuera de la afamada compañía, si bien ya demostró sus intenciones de realizar carrera propia con El Corazón Delator, un interesante cortometraje basado en el famoso relato de Poe, en el que usó como narrador una vieja grabación sonora del mítico y difunto actor Bela Lugosi.


Image
Para mí que estos linces empezaron en el mundillo interpretativo en cierto anuncio jugando al basket.

Tras conseguir financiación, ínfima en comparación con otras propuestas de este tipo, para rodar una historia de concienciación acerca del peligro de extinción del lince ibérico, los directores aportaron acción y diversión al educativo mensaje, de modo que la película funcionase al modo clásico, quedando el alegato, naturalista y libertario, integrado en esta entretenida cinta. Protagonizada por un gafe antihéroe en forma de felino escaso, no deja de resultar paradójicamente divertido que este ejemplar de la amenazada especie sea absolutamente propenso a accidentarse. Evidentemente, las limitaciones técnicas hacen acto de presencia, especialmente en pequeños detalles como el pelaje/plumaje animal o la expresión del rostro humano. También se hace patente la problemática en el diseño de personajes, resultando poco original en su conjunto aun contando, eso sí, con las honrosas excepciones de los torpones secuaces del villano y, sobre todo, del genial y paranoico camaleón Gus, de largo lo mejor de la película.

El guión, sin ningún tipo de alardes, funciona sostenido por los lugares comunes de clásicos de la animación; si bien se agradece la ausencia de complejos a la hora de situar la historia: ¿por qué no iba a ser el precioso Parque Natural de Doñana tan válido como cualquier otra ubicación?. Como manifestaban sus creadores, ellos “conocieron Yellowstone por el oso Yogui, y serían absolutamente felices si consiguiesen, salvando las distancias, algo medianamente parecido”.
Para la edición española, la ficha de doblaje es realmente acertada, renunciando a la económicamente rentable aportación de personajes televisivos de moda y dejando la cuestión en manos de profesionales. Así, resulta especialmente adecuada la elección de Abraham Aguilar, voz del inefable Bender, para dar vida a Gus, la camaleónica y humorística estrella del largometraje.


Image
Labios pintados y un par de huevos fritos. Los camuflaje no siempre han de ser discretos.

Eficiente alternativa para infantes en la cartelera navideña, los mejores gags vienen de la mano del útil recurso de los homenajes culturales, desde el cine hasta la pintura. En definitiva, El Lince Perdido es una digna propuesta que, a pesar de su escaso presupuesto, logra hacer pie y salvar de la extinción el talento de este par de animadores que, según parece, contarán con el apoyo del malagueño Banderas para realizar otros cuatro largometrajes. Se agradece que alguien ejerza de Sociedad Protectora de aquellos cineastas que buscan su realización personal y profesional fuera de los grandes estudios.


Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook