VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El reino de los chiflados
Escrito por Mr. Sandman   
Miércoles, 17 de Diciembre de 2008


Valoración espectadores: 5.25

El Reino de los Chiflados (Michael Bully Herbig, 2007)

Valoración de VaDeCine.es: 5.5

ImageTítulo original: Lissi und der wilde kaiser
Nacionalidad: Alemania
Año: 2007 Duración: 85 min.
Dirección: MIchael Bully Herbig
Guión: Alfons Biedermann y Michael Bully Herbig
Música: Rakf Wengermayr
Intérpretes: (Doblaje en español) Sissi (Anabel Alonso); Florentino Fernández (Yeti); Josema Yuste (Franz)

Página web

 

En 2001 Shrek revolucionó el mundo de la animación al demostrar que se podían hacer películas en ese formato dirigidas para un público más crecidito y ser todo un éxito, cimentado en la originalidad de la historia y una irreverencia que no se había visto hasta entonces. El reino de los chiflados sigue esa estela de manera que roza el plagio ya que recoge ciertos personajes arquetípicos de los cuentos de hadas y les da un nuevo enfoque. Pero lo que aquella era una perversión de los roles asumidos por cada parte aquí es simplemente un despiporre de tonterías como pianos que en ciertos momentos tienen mucha gracia y en otros ninguna, según te pille el día, lo cual la emparenta con esa rareza dentro de Disney llamada El emperador y sus locuras.

Image
El cortejo en el Tirol

El título en español de esta cinta de animación alemana no se parece absolutamente en nada al original, pero la verdad es que da en el clavo más El reino de los Chiflados que ese "Lissi y el kaiser nosequé" (mi alemán no es muy excelso) en germano que aparece en los créditos. Todos los personajes están como cencerros y por lo tanto asistimos a una desfile desmadrado de bromas sin fin. El número de gags por segundo alcanza niveles realmente altos sobre todo en la presentación de la Emperatriz y su marido (aunque podría haber sido cualquier Reina y Rey, el hecho de que sea una presunta Sissi adolece al simple hecho de que la película está concebida en Alemania, pero podrían haber sido Isabel y Fernando perfectamente) en la que la verborrea consigue elevar la cinta incluso por encima de las citadas aventuras del ogro verde, con algún chiste inteligente y otros más veladamente soeces que se mezclan sin solución de continuidad. Por ejemplo, el totalmente woodyalleniano diálogo:


-Querido, ¡la televisión aún no se ha inventado!
-Si, lo he oído en la radio. (La cual tampoco había sido inventada por entonces)

O el inclasificable:

-¿Sabe darle más formas al jardín?
-¡Por supuesto!
-Qué pena, me depilaron el jardín esta mañana...

Os hacéis una idea...


Pero eso es sólo un espejismo, porque poco a poco se irá cayendo, y nunca mejor dicho, en el abuso de los chistes de topetazos y se perderá la frescura inicial. Además la historia es muy simple y no tiene gracia ninguna, sirve para hilvanar una situación presumidamente divertida con otra. Una verdadera pena porque, dejando de un lado el epílogo con el Yeti (si, el Yeti y Sissi Emperatriz en la misma peli, ¡qué cosas!), copia de la presentación de Shrek, el comienzo de estas aventuras tienen un desparpajo que prometía mucho más de lo que al final da.

Image
La pareja protagonista

Un párrafo aparte merece, como en toda cinta de animación, el doblaje. En este caso, y puesto que la peli no ha tenido demasiada promoción al no ser de ningún gran estudio americano, se ha optado por la inclusión de actores de comedia famosos para realizarlo. Florentino Fernández lleva a cabo una labor correcta pero resulta pasado de moda cuando le dejan meter sus coletillas graciosas, su tiempo de gloria televisiva se fue hace tiempo. Anabel Alonso está efectiva y graciosa, menos contenida que en su Doris de Buscando a Nemo, pero es que el papel lo requiere. Sin duda el que triunfa es Josema Yuste, el cual no es fácilmente reconocible ya que no introduce ninguno de sus tics.

El reino de los chiflados es una película animada atípica ya que será disfrutada mucho más por mayores que por los niños, los cuales estarán entretenidos pero no entenderán ni la mitad de las bromas. No es el típico caso de "película para niños que los mayores también disfrutarán", sino que es una cinta para el pequeño gamberro que cada adulto lleva dentro, a pesar de que se quede a medias y no llegue al desmadre absoluto que la hubiera convertido en una pieza de culto.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook