VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
La Chaqueta Metálica
Escrito por Barry Lyndon   
Lunes, 15 de Diciembre de 2008


Valoración espectadores: 8.76

La Chaqueta Metálica (Stanley Kubrick, 1987)

Valoración de VaDeCine.es: 9.5

ImageTítulo original: Full Metal Jacket
Nacionalidad: Reino Unido
Año: 1987 Duración: 120 min.
Dirección: Stanley Kubrick
Guión: Stanley Kubrick, Michael Herr, Gustav Hasford (Novela: Gustav Hasford)
Fotografía: Douglas Milsome
Música: Abigail Mead
Intérpretes: Matthew Modine (Bufón), Vincent D'Onofrio (Patoso), R. Lee Ermey (Sargento Hartman), Arliss Howard (Cowboy), Dorian Harewood (Ébano), Kevin Major Howard (Rompetechos), Adam Baldwin (Pedazo de Animal)
Trailer


En compulsiva demostración de un enorme talento creando verdaderas obras maestras en los más diversos géneros cinematográficos, Stanley Kubrick llevaba tiempo planeando su siguiente asalto: la mediática guerra de Vietnam. Deseoso por realizar un film auténticamente bélico, pues consideraba su soberbia Senderos de Gloria un rotundo alegato antibelicista, el cineasta neoyorquino decidió abordar sin complejos un conflicto armado que ya había sido llevado a la gran pantalla con acierto en notables títulos como Platoon (Oliver Stone, 1986), o Apocalypse Now (F.F. Coppola, 1979). El resultado, como no podría ser de otra manera, sólo puede ser calificado de nueva genialidad. 

Encontrando sorprendente originalidad en una temática desgastada, y alcanzando elevadísimas cotas en el plano técnico y visual, como en el director es habitual, La Chaqueta Metálica resulta un esplendoroso trabajo dividido en dos impresionantes actos, “preparación-acción”, que muestran desde una gélida mirada el tremendo trance que es la guerra.

Image

El primero de ellos, dedicado a la fabricación en serie de recios soldados desprovistos de individualidad y preparados para afrontar el cruel combate, narra la experiencia de un grupo de jóvenes reclutas semanas antes de ser enviados al frente vietnamita. Allí serán instruidos por el sargento de artillería Hartman, un duro oficial que, formidablemente interpretado por R. Lee Ermey, se convierte en dueño y señor de la película durante gran parte de su metraje, haciendo las delicias de un espectador que asiste perplejo a su espectacular demostración de feroz retórica. Una implacable ametralladora de insultos tan ocurrentes y crueles como eficaces a la hora de preparar a los muchachos para el infierno que les espera.

Sobre el complejo personaje, haríamos una muy pobre lectura quedando en la simple denuncia sobre su evidente maltrato a los reclutas. El instructor, pieza destacada dentro del engranaje del cuerpo de marines, cumple su cometido con devoción y, ciertamente, entre tanta dureza y sin duda censurable comportamiento, se deja entrever un incipiente paternalismo hacia los jóvenes palurdos, actuando con tal dureza decididamente convencido, y quizás acertado, de hacerlo en posterior beneficio de estos. Hablamos de la guerra, y ante semejante despropósito humano es difícil entrar en juicios de valor o acomodar discursos para quienes no hemos vivido, por fortuna, una situación como ésa en nuestras propias carnes.

Image

Dejando inadaptados en la formación, la abrumadora mayoría de 'exitosos' supervivientes al método Hartman, capaces de "comerse sus propios huevos y pedir otra ración", dará lógica continuidad al film en el segundo acto ambientado en el país asiático, esta vez lejos de la habitual jungla vietnamita, para reforzar la personalidad de la obra sobre 4 pilares básicos: edificios en ruinas, palmeras, fuego y humo. Allí Kubrick se limitará a filmar con su perseverante categoría una de esas insignificantes historias de guerra -en las que también mueren seres humanos- marcando una distancia emocional para convertirse en transmisor objetivo sin mayor involucración que la de bordar cine en su recreación, éste apoyándose en un espléndido guión, trabajo fotográfico y acertada selección musical.

Penoso capítulo histórico, miles de jóvenes norteamericanos dieron la vida por un país que pedía a voces su regreso a casa. Es ésta la cruda realidad, puesta ante nuestros ojos, en esta sobresaliente cinta sobre un conflicto convertido en matadero para tantos soldados en permanente lucha por autoconvencerse de lo crucial de su intervención, buscando fuerzas en su anterior lavado de cerebro para sobrevivir. Una guerra descalificada por sí misma, que no necesitó de una mejor crítica reflexionada que la de ser mostrada tal cual, con el firme pulso y talento de un genio del cine: Stanley, irrepetible, Kubrick.

Image

Compartir
Comentarios (2)
  • Damon Alman

    http: //www.caramel.org.uk/ cutenews/ data/upimages/ B000BMPQZQ.02. LZZZZZZZ. jpg

  • Carlos

    la están poniendo en la 2, y lo estoy flipando, qué buena es.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook