Tengo que ir a verla, aunque sólo sea por la deuda personal que tengo con James Ellroy por haber escrito L.A. Confidential.