VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Leonera
Escrito por Dr. Manhattan   
Martes, 02 de Diciembre de 2008


Valoración espectadores: 6.50

Leonera (Pablo Trapero, 2008)

Valoración de VaDeCine.es: 3

Póster de LeoneraTítulo original: Leonera
Nacionalidad: Argentina/Corea del Sur/Brasil
Año: 2008 Duración: 113 minutos
Dirección: Pablo Trapero
Guión: Alejandro Fadel, Martín Mauregui, Santiago Mitre, Pablo Trapero
Fotografía: Guillermo Nieto
Montaje: Ezequiel Borovinsky, P. Trapero
Intérpretes: Martina Gusman (Julia), Elli Medeiros (Sofia), Rodrigo Santoro (Ramiro), Laura García (Marta)

Página web
Trailer

Comienza áspero, repentino, este crudo retrato de una joven desubicada. En mitad de su habitación, la cámara la despierta suavemente, hasta que un leve movimiento nos descubre un poco de sangre en su cabeza; líquido rojo que encharca gran parte del suelo de la estancia. Como si fuera un síntoma de lo que posteriormente veremos en la narración, poco después ella sale de la habitación para acudir a su trabajo, aún conmocionada y sin ser consciente de lo que la rodea, hasta que vuelve a su apartamento donde descubre un tenebroso cuadro de cadáveres rasguñados y desangrados. Sobra decir que pasa a ser detenida.

El problema es que Julia está embarazada, y como tal es llevada a un penal de mujeres en estado. En realidad, un gran problema. Porque toda la historia que deviene a raíz de ese violentado inicio, y que nos acompañará durante el resto del metraje, supone una cansina (y casi anodina) repetición del mismo esquema, una vuelta sin mayor fuerza por los parámetros de la realidad más cruda en medio del lugar menos apropiado, un intento de representación de la angustia de un personaje que sabe tanto de sí mismo como nosotros de él, perpetuamente negados a una conexión que se antoja más que necesaria en una historia como ésta, que tan francamente se mueve en el pedregoso terreno del cripticismo.

Imagen de Leonera

Ya puede interpretar esforzadamente a su personaje Martina Gusman, dotarle de cierta inquietud y falta de sosiego, transmitir la desesperanza y desidia que siente por todo cuanto la rodea, que si todo ello no logra sostenerse en la interacción con lo demás, si las bases del relato son tan pretendidamente difusas que no alcanzan más que a perfilar la oscura existencia de un alma solitaria, la precipitación hacia el vacío asoma con la misma peligrosidad que se adivina en el interior de ella.

Sin atisbo de profundización en las relaciones con los demás, el eterno retorno a lo sucedido y nunca esclarecido más que dibujar, desdibuja a un personaje a todas luces demasiado solo en el relato. Justo es recalcar la única fuerza que le supone la motivación de su hijo pequeño a Julia, pero para hacerlo más certero no es necesario montar un “quilombo” de las proporciones que Trapero se empeña en pergeñar; y menos querer hacerlo hacia el final, en el único intento verdadero por demostrar las fauces escondidas del personaje.

Finalmente, la aparentemente complicada salida del relato por parte de su personaje no es sino la misma que la emprendida por su realizador, dejándonos una sensación de incertidumbre que nunca antes había terminado de merodear. Que la cámara se abandone definitivamente a una casi imperceptible movilidad parece querer indicárnoslo.


Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook