VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El patio de mi cárcel
Escrito por Dr. Manhattan   
Martes, 25 de Noviembre de 2008


Valoración espectadores: 4.67

El patio de mi cárcel (Belén Macías, 2008)

Valoración de VaDeCine.es: 6

Póster de El patio de mi cárcelTítulo original: El patio de mi cárcel
Nacionalidad: Italia
Año: 2008 Duración: 99 minutos
Dirección: Belén Macías
Guión: Belén Macías, Arantxa Cuesta
Fotografía: Joaquín Manchado
Música: Juan Pablo Compaired
Intérpretes: Verónica Echequi (Isa), Candela Peña (Mar), Ana Wagener (Dolores), Violeta Pérez (Rosa), Patricia Spíndola (Aurora), Blanca Portillo (Adela), Natalia Mateo (Ajo), Raúl Arévalo (preso)

Página web
Trailer


En un subgénero, el carcelario, tan propenso a mostrarnos y en no pocas ocasiones deleitarnos con manidas historias de hombres condenados, siempre son de agradecer soplos de aire fresco como el que aquí se nos propone; una historia de mujeres desheredadas que hacen en la cárcel su vida, un retrato femenino que nos ayuda a acercarnos a un mundo ciertamente desconocido para la inmensa mayoría.

Se trata de una muestra coral de la vida y ambiente de una cárcel exclusiva de mujeres, cuya línea conductora y trasunto de las intenciones de su directora (también mujer) es la de Isa (Verónica Echegui), una joven delincuente que no sabe hacer otra cosa que dar rienda suelta a sus irrefrenables ganas de comerse el mundo a su manera, sin pararse a pensar en las consecuencias que ello pudiera traer. Es un alma libre que no concibe barreras delante suya, de constante entusiasmo por la vida y la creencia en el pleno derecho a su satisfactorio disfrute, lo que le lleva a tener que acarrear prematuramente con una pequeña, a delinquir, y a la heroína, la sustancia que le permite evadirse de los problemas mundanos y que, a su vez y casi sin percibirlo, la aísla de su vitalidad.

No es que la película esté exenta de tópicos, pero las bondadosas motivaciones de su directora nos reportan un retrato veraz y dignificante de una forma de vida impedida pero de la que se pueden extraer unas gotas de alivio. En este sentido, el personaje de Candela Peña es clave, representando la certeza de que no todo tiene porqué ser necesariamente tan duro en un lugar ya de por sí desolador, aportando ese punto de ilusorio escapismo de los cerrados y rectilíneos barrotes de la prisión. El teatro, otra forma de representación más, será la positiva vía de escape.

Imagen de El patio de mi cárcel

Pero, y a pesar del evidente cariño que alberga Macías hacia sus pupilas, ésta también se preocupa en reflejar el difícil ambiente carcelario, no por femenino carente de una violencia que poco tiene que envidiar a la de los hombres (véase si no la contundente reyerta del principio, cuya filmación resalta la agresividad de la pelea, y la escena del apuñalamiento, de suma sequedad e importancia dramática -por cuanto disimula razonables dudas sobre la linealidad en la visión de algún personaje-).

En definitiva, un corredor de personajes mimados a los que irremediablemente se les coge cariño y cierta comprensión. Cercanía que no podría ser nuestra sin el excelente trabajo de Echegui, Peña y la muy familiar (y siempre efectiva) Ana Wagener, verdaderos pilares de una función de representación que tiene sus momentos culminantes en los sinceros cara a cara entre las dos primeras, cuando exponen a pecho descubierto su corpórea mirada -plausible, trágica, veraz-, que fielmente alberga ese “mal bajío” del que tanto se lamentan en hablar estas almas en pena. Un merecido homenaje.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook