VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El Intercambio
Escrito por Agente Cooper   
Viernes, 19 de Diciembre de 2008


Valoración espectadores: 6.73

El Intercambio (Clint Eastwood, 2008)

Valoración de VaDeCine.es: 6

Changeling cartelTítulo original: Changeling
Nacionalidad: EE. UU.
Año: 2008 Duración: 141 min
Dirección: Clint Eastwood
Guión: J. Michael Straczynski
Fotografía: Tom Stern
Música: Clint Eastwood
Intérpretes: Angelina Jolie (Christine); John Malkovich (Reverendo Bliegeft); Jeffrey Donovan (Capitán Jones);  Amy Ryan (Carol)

Página web
Trailer


Christine es una telefonista y madre soltera que vive con su hijo en Los Ángeles de los despreocupados años 20. Tras la desaparición repentina de éste, un cuerpo de Policía necesitado de buena prensa “solucionará” el caso bajo luz y taquígrafos. Éste es el punto de partida de la última película de Clint Eastwood: El Intercambio (Changeling), historia endeble que mucho abarca y poco aprieta con la fatídica premisa del “basado en hechos reales” que supone el primer bajón importante de calidad en este lustro maravilloso que el director americano empezó con Mystic River (2003).

Supongo que todo se podría resumir en que Eastwood está por encima de la historia que tiene entre manos. Changeling es una delicia de dirección, con ese gusto a cine clásico que parece desaparecer de nuestras carteleras fagocitado por la estética de video-clip. En cada encuadre, cada traveling, cada juego de luces y sombras, ejercicio que realiza envidiablemente desde Million Dollar Baby (2005), se observa la maestría de uno de los grandes de siempre. Y sin embargo, no basta… o quizá sí, y ese sea el problema a la hora de valorarla. Su excelente dirección no consigue compensar una historia que cojea a pesar del esfuerzo de una notable Angelina Jolie, que a buen seguro estará entre las seleccionadas tras la última criba antes de los Oscar. Su credibilidad artística gana muchos enteros con este papel de mujer de los años 20, diametralmente alejado de los roles de fémina fuerte y segura de si misma a los que se la suele asociar. Mujeres, como vemos hacia la mitad de la cinta, consideradas ciudadanos de segunda, fáciles de controlar, manipular o borrar del mapa si es menester.


changeling 1


Toda esa verdad que la cámara y el rostro de Angelina desprenden se ve devaluada, irónicamente, por intentar añadir plusvalía al producto. Su guión, columna vertebral que soporta gran parte del peso de una película, más cuando se cuenta una historia en tono clásico, es errático, demasiado disperso, incapaz de aglutinar todo lo que ambiciona de manera apropiada ante los muchos frentes por cubrir que se impone al tratar de hacer un monumental fresco de la época, en el que por cierto abundan los clichés, y tratar de contar hasta la última coma de la historia de esta madre-coraje.

El radical desplazamiento argumental que tan bien funciona en Million Dollar Baby, ocurre de algún modo en Changeling con la verdadera resolución del caso a falta del fleco más importante para Christine, pero su resultado es frialdad a ambos lados de la esquina. Ni nos han atrapado antes con la trama de corrupción ni lo harán después con el enfrentamiento de criminal y víctima. En el camino se ha perdido demasiado tiempo en elementos secundarios; en un batiburrillo donde intervienen los personajes poco o nada trazados de la historia, a excepción, claro está, de la protagonista; de modo que no consigue uno meterse en harina a pesar del atractivo argumento. Para entendernos, nunca terminamos de sentir esa fascinación que produce, por ejemplo, el visionado de L.A. Confidencial (Curtis Hanson, 1998), largometraje con el que comparte momento histórico y temática, pero que a diferencia de Changeling, cuenta con un guión soberbio; preciso y sencillo, cuya única ambición es contar una trama de corrupción sin puntos débiles que permita además el desarrollo de unos personajes atractivos con los que uno empatice a lo largo de la película.

Todo lo demás, sin duda está ahí para disfrute del espectador; pero no es suficiente… como si a Rafa Nadal le quitaramos la raqueta y esperaramos de su genialidad que ganara el partido. Aunque pensándolo bien, algo de culpa también tendrá el bueno de Clint por aceptar proyectos como éste, en mi opinión, imposible de encauzar desde el principio.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook