VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Hacia Rutas Salvajes
Escrito por Agente Cooper   
Miércoles, 28 de Mayo de 2008


Valoración espectadores: 7.56

Hacia Rutas Salvajes (Sean Penn, 2007)

Valoración de VaDeCine.es: 7

cartel Hacia Rutas SalvajesTítulo original: Into the Wild
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2007 Duración: 140 min.
Dirección: Sean Penn
Guión: Sean Penn (novela: John Krakauer)
Fotografía: Eric Gautier
Música: Eddie Vedder
Intérpretes: Emile Hirsch (Chris McCandles), Hal Hollbrook (Ron Franz), Vincent Vaught (Wayne Westerberg)

Página web
Trailer


Como comprobamos en la excelente serie de la HBO, Deadwood, no es fácil vivir en la frontera. Esta afirmación puede aplicarse a Sean Penn, al que es de agradecer que lleve toda su vida recorriendo los límites del discurso cinematográfico, construyendo toda una carrera en la búsqueda constante de nuevos horizontes, ya sea interpretativos o, como en este caso, mediante la propia realización de películas.

Hablar del Sean Penn actor es hablar de uno de los pocos interpretes de la actualidad a la altura de los clásicos, que tiene ya un puñado de interpretaciones magistrales a sus espaldas, Pena de Muerte, Mystic River o Acordes y Desacuerdos, por ejemplo. Sin embargo, también existe el Sean Penn realizador, el que nos ocupa en esta película. Un director más introspectivo, menos visitado por el gran publico, pero en el que también es reconocible ese gusto por lo inexplorado, como vemos en la notable El Juramento, o en el corto que Sean Penn realizó para la película dedicada al atentado de las torres gemelas “11-09-2001”, donde en 11 minutos de pura lírica incidía en los claroscuros de nuestra sociedad superdesarrollada.

Into the Wild también está dirigida hacia la reflexión sobre nuestra sociedad. Sean Penn, en una adaptación fiel de la novela homónima de John Krakauer, muestra una sociedad que deja poco lugar a la singularidad, donde parece que todo individuo es conducido hacia su futuro a través de férreos raíles, un futuro cuya meta es la posesión material y el éxito social. Una sociedad que ha olvidado el idealismo, diluido entre tanta competitividad. Como la mítica Norma Desmond, una sociedad que luce su aparente esplendor ocultando una realidad mucho menos saludable y perfectamente visible para el que quiera mirar, como hace el actor protagonista en su recorrido por los suburbios de la luminosa Los Angeles. En definitiva, una sociedad en cierto modo decadente, crepuscular.


Hacia Rutas Salvajes 1


Ante esta visión, con la que podemos estar de acuerdo o no, Sean Penn plantea una respuesta inesperada: abrazar a Jack London e iniciar un canto al individuo en busca de si mismo que opta por la soledad de la naturaleza frente a esta sociedad. La ruptura es radical, abarca desde lo material (dinero, identificaciones, coche...) hasta lo sentimental (familia, amistad, amor). Sólo queda en pie el Yo frente a la exuberante naturaleza. La película, inteligentemente rodada en forma de road-movie, filmará ese mismo tránsito hasta la última de sus consecuencias.

Chris McCandless -sorprendentemente bien interpretado por Emile Hirsch, actor de películas de discutible calidad como La Chica de al Lado- comienza su viaje en Atlanta, en la costa este. Recorrerá el todo el sur hasta llegar a California y desde allí hacia el norte, concluyendo el viaje en Alaska. El recorrido geográfico permite a Sean Pean mostrar la belleza de un país de extremos en un sobresaliente espectáculo visual. Los inmensos campos de maizales del medio oeste, el impresionante desierto de Arizona, el Gran Cañón del Colorado, el Pacífico o los bosques nevados de Alaska son algunas de las localizaciones perfectamente fotografiadas por Eric Gautier.


Hacia Rutas Salvajes 2


Más peros se le pueden poner al tránsito intelectual, o más bien a la autoafirmación del personaje en su decisión. Parece que una vez tomada ésta, tras desprenderse de todo, hasta el nombre, un aura mesiánica envuelve al protagonista. Es cierto que no juzga, por ejemplo, a la pareja snob que encuentra en el Gran Cañón, pero su bondad está demasiado subrayada durante el metraje. Uno echa de menos personajes que se opongan frontalmente a su punto de vista que creen un debate más rico. Por eso quizá destaca tanto la presencia del anciano en la parte final de viaje. Entre ellos tiene lugar los diálogos de mayor calado. La mirada melancólica de un excelente Hal Holbrook inunda la pantalla en ese precioso careo intergeneracional entre juventud y vejez, idealismo y experiencia, o como ustedes lo quieran llamar. Un intercambio útil para ambos que supone, casi al final del viaje, las primeras fisuras en los planteamientos del joven.

En Into The Wild, Sean Pen elimina de su receta el contenido alucinógeno de Easy Rider -manteniendo su buen gusto musical con las excelentes canciones compuestas por Eddie Vedder para la película- y lo cambia por unas pocas fresas salvajes, dando como resultado un largometraje imperfecto, cierto, como la decisión de Chris McCandless. Pero también dignificador, altamente disfrutable y profundamente necesario.

Compartir
Comentarios (2)
  • Sara

    Buena, pero muy larga. Me ha gustado mucho Emile Hirch, además de Hal Holbrook por supuesto.

  • txaska

    Excelente, al igual que Mystic River. De lo mejor que he visto últimamente.
    Harían falta mas Penn e Inárritu en el cine.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook