VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Camino
Escrito por Dr. Manhattan   
Martes, 21 de Octubre de 2008


Valoración espectadores: 7.86

Camino (Javier Fesser, 2008)

Valoración de VaDeCine.es: 2

Póster de CaminoTítulo original: Camino
Nacionalidad: España
Año: 2008 Duración: 143 minutos
Dirección: Javier Fesser
Guión: Javier Fesser
Fotografía: Álex Catalán
Música: Rafael Arnau
Intérpretes: Nerea Camacho (Camino), Carmen Elías (Gloria), Mariano Venancio (José), Manuela Vellés (Nuria), Ana Gracia (Inés), Lola Casamayor (Tía Marita), Emilio Gavira (Mr. Beebles), Lucas Manzano (Jesús/Cuco)
Página web
Trailer


Mucho se ha hablado de las ampollas que esta película está levantando en ciertos sectores de nuestra sociedad. Mucho se ha publicitado su discurso sobre el Opus Dei, que sin duda lo tiene, y bien claro queda. Pero poco -sin duda mucho menos- se ha contado o sabido acerca de la terrible historia de la verdadera protagonista de todo esto: Alexia González-Barros, una niña de 14 años que murió tras pasar por una terrible enfermedad que la obligó a postrarse en una cama hasta que finalmente cerró sus ojos. Es una prueba clarificadora de lo que parece ser lo verdaderamente importante aquí, y que Fesser se gusta en poner en imágenes: la crítica del entorno por encima de la profundización en el retrato.


El nombre que felizmente quiso escoger el director para su protagonista en el relato filmado es el mismo que el del título: Camino; y  es que aquí hay mucho de oportuna imposición. Es una niña ciertamente bella y de una bondad y ganas de vivir exquisitas; lástima la losa que le supone haberle tocado vivir en un ambiente radicalmente puritano, con una madre de ideales cristianos extremos que le imposibilita una existencia plenamente libre, y un padre, parece, sometido a los dictámenes de su esposa, la verdadera mandamás de la familia. A eso hay que unir la ausencia de la hermana, emigrada a una congregación en Pamplona.

Imagen de Camino

Así pues, la niña intenta vivir como buenamente puede, y su intérprete, Nerea Camacho, lucha esforzadamente por insuflar esa alegría y llenar de vitalidad a su personaje, pero Fesser marca una línea predominante en toda la narración y su puesta en escena que hace que se pierda cualquier atisbo de cariño: el exceso maniqueo. No por empeñarse en abrir mucho los ojos de su pupila cada vez que ve al chico que le gusta (curiosamente llamado Jesús, vaya usted a saber porqué…) va a transmitir un cierto entusiasmo o una necesaria credibilidad; más al contrario, al encerrarse en la misma visión ruinosamente idealizada con que paralelamente defenestra a la madre y demás ambiente perverso que rodea a la niña, consigue restar la seriedad que requiere abordar un relato tan delicado como éste. Tampoco ayudan mucho las bochornosas visualizaciones de los sueños y pesadillas de la chica, una suerte de surrealismo no muy alejado (por no decir directamente heredero) de los P. Tintos de su autor, sólo que envuelto en una pomposidad chirriante que incrustada aquí degenera en esperpento y desubicación.

Todo el film sigue una ortodoxa línea que carece de cualquier clase de un más que necesario matiz tratándose de un tema de estas características: se nos da una visión exageradamente partidista e instaurada en la radicalidad ideológica, donde el realizador se limita a demonizar todo lo relacionado con la cruz, como si fuera ésta una película de buenos (buenísimos) y malos (malísimos); utiliza los personajes a su antojo, para quitárselos de en medio con la misma brusquedad y simplicidad con que aborda el relato, buscando la facilísima lágrima y despreocupado por cualquier clase de incisión crítica válida, siempre brocha gorda en mano; sí se interesa, por el contrario, en explicitar sin ton ni son las intervenciones quirúrjicas, abordando así la dureza más soez y olvidándose de la inherente al relato. Todo un muestrario de la incapacidad del realizador para moverse en los terrenos de la mesura y en la captación de una sensibilidad veraz.

Nerea Camacho Lucas Manzano

Cuando, al fin, llegamos al momento culminante, a Fesser no se le ocurre otra cosa que realizar un montaje paralelo que se quiere revitalizador y optimista en la visión de la muerte de la niña, pero que resulta edulcorante en su concepción -rebajada y ambigua con el resto- y sonrojante en su ejecución -de nuevo adscrita a la ampulosidad-, resultando aquélla a la postre una excusa que sirve para el último retrato falaz de los que se dan cita en la habitación, a los que se les trata como verdaderos tontos; una pantomima. No parece que nuestro Javier se haya parado a buscar en el diccionario el significado de la palabra sutileza.

Compartir
Comentarios (8)
  • Mr. Sandman

    Vaya, que te ha gustado...
    Por lo menos hay que aplaudir el cambio de registro de Fesser...

  • agente cooper

    como mola cuando la diferencia entre el crítico y la media de los spectadores es taaaan grande.

    Hasta ahora tenía yo el título con Tropic Thunder. Pero esta marca puede ir para largo, jejje.

    5.3 puntos de diferencia!!

  • Dr. Manhattan

    Y es algo que sabría que pasaría; es una película muy popular, qué duda cabe.

    Mismamente, la persona con la que fui al cine salió encantada, mientras yo maldecía...

  • Sr.Bean

    Y quien lleva razón de ambas partes??? pues las dos. B)

    Un saludo.

  • anonimobloggg

    "Es una prueba clarificadora de lo que parece ser lo verdaderamente importante aquí, y que Fesser se gusta en poner en imágenes: la crítica del entorno por encima de la profundización en el retrato."
    No puede profundizar en el retrato porque no es la historia de Alexia. Que esté inspirada en ella no quiere decir que esté basada en su vida.
    "utiliza los personajes a su antojo"
    ¿los debía utilizar al tuyo?
    Desde mi modesto punto de vista de un crítico de críticas: esto tuyo no es una crítica. Es una opinión crítica sin criterios cinematográficos.

  • Inmafun

    no sé si lo sabéis, pero Camino está rodada en el hospital de Alarcos de Ciudad ReAL.Contrataron a mucha gente de aquí para hacer de extras. Una amiga de mi madre aparece unos momentos en la peli caracterizada de maruja.

    Curiosidades...

  • Dr. Manhattan

    Precisamente cuando a Fesser se le ha acusado de utilizar la historia de la niña como excusa para sacudir de lo lindo al Opus Dei, él ha dicho que no, que es al revés, que es una película para llegar al corazón... Eso dijo en su presentación en San Sebastián, después, y tras ver que se descubrió su percal, dijo la verdad: http://www.elmundo.es/el mundo/2008/10/23/cultura /1224773958.html?a=da327 9e27baba6e9089ca3577c5a9 f4c&t=1224782428

    Obviamente, y aunque no sea una biografía, es ésta una historia que aborda el retrato de una niña, si no ella, sí explícitamente inspirada en su persona real; la gran pega es que ese retrato se tergiversa no sólo porque las verdaderas intenciones sean otras, sino, además, porque ese retrato es muy insuficiente cinematográficamente, narrativamente tramposo y con una puesta en escena bochornosa por momentos. Todo lo anterior salta a la vista en la película, y lo primero ni hacía falta que Fesser se molestara en comentarlo, era tácito. Pero por ser tú, te informo.

  • Dr. Manhattan

    Los personajes no los debe utilizar a mi manera, no, se trata simplemente de elaborarlos un poquito más y de intentar hacer que sean algo más que caricaturas. Que no veas la pobreza de su definición (¿sabes lo que es la definición de personajes?) y su apropiación maniquea de los mismos me hace ver que quizás el que carezca de criterios cinematográficos seas tú.

    Por todo ello, "crítico de críticas" (curiosa y seguro que provechosa dedicación, sin duda), te recomiendo que pongas un poco más de cuidado al opinar y te informes antes de hacerlo, si no, desiste de intentarlo o se tratará de la misma manera.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook