VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Matrix Revolutions
Escrito por Mr. Sandman   
Viernes, 17 de Octubre de 2008


Valoración espectadores: 5.23

Matrix Revolutions (Andy y Larry Wachowski, 2003)

Valoración de VaDeCine.es: 6

ImageTítulo original: The Matrix Revolutions
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 2003 Duración: 129 min.
Dirección y guión: Andy y Larry Wachowski
Fotografía: Bill Pope
Música: Don Davies
Intérpretes: Keanu Reeves (Neo); Laurence Fishburne (Morfeo); Carrie Ann-Moss (Trinity); Hugo Weaving (Smith)

Página web
Trailer


Todo principio tiene un final. Ese es el leit-motiv de esta última entrega de la saga de los hermanos Wachowski. Con Smith multiplicándose sin control por Matrix y las máquinas a punto de entrar en la ciudad de Sión, último reducto humano en el mundo real, Neo debe sacrificarse para conseguir salvar ambos mundos. Rodada a la vez que la segunda parte, y estrenada tan sólo unos meses después, no vaya ser que se pasara la fiebre, Revolutions consigue levantar un poco el vuelo con un final un pelín lioso pero coherente y, eso es verdad, abierto a más entregas.

La conclusión de un guión tan enrevesado y a ratos no demasiado claro es realmente difícil y aquí hay que echarles un capote a los hermanos, ya que no se dan concesiones al happy-ending, aunque pueda parecerlo. De hecho es un final triste, melancólico y en cierto modo extraño que redondea el paralelismo informático en el que se centraba Reloaded de forma más o menos inteligente. El tono mesiánico del final del camino de Neo en contraste al farragoso, sucio y sudoroso de los hombres luchando con las máquinas habla de cumplir el deber encomendado para que el mundo siga adelante, aunque por desgracia sin que cambien demasiadas cosas. La mitología de la trilogía alcanza su culmen con la "crucifixión" del protagonista, que se entrega para salvar a la humanidad, la cual podrá existir pero con ciertas condiciones, esto es, o vivir en un gris y desesperanzador mundo real o en la irreal ensoñación que las máquinas le brindan en Matrix. Vamos, que no es como para tirar cohetes la cosa.

Image
La lucha en el mundo real...

Debido a la herencia de la segunda parte, Revolutions debe dar un par de vueltas para contar algo que se podría haber despachado en menos tiempo, por lo que pierden fuerza momentos que son realmente buenos, como la llegada de Neo a la ciudad de las máquinas, el ataque de los calamares o Matrix plagada de copias de Smith. Los efectos especiales son (casi) impecables, no como en su predecesora (se notan los cinco meses más de post-producción), con lo que las escenas espectaculares sobrecogen aunque, estiradas por el motivo antes mencionado, cansan por su longitud, sobre todo en el montaje paralelo de las batallas en el mundo real y en Matrix. Aún así, el tono de dichas escenas siguen la progresión lógica que se iniciaba en la película original y que comenzaba una escalada hasta el infinito en Reloaded, por lo que se llega a un zénit un tanto sobresaturador. Miles de centinelas por un lado, miles de Smith por otro, tiros, tiros, tiros, puñetazos, puñetazos, puñetazos...el empacho está asegurado. Rodadas con pretendida grandiosidad, coros, fanfarrias y efectismo a más no poder, en ellas los hermanos saquean descaradamente el manga y el cómic oriental de forma poco sutil.

Image
...y la lucha en Matrix

Un desenlace correcto y que, adoleciendo de bastantes defectos, muchos de los cuales se deben a una vacía segunda parte, dejará buen sabor de boca a los fans. Los que no lo sean no creo que hayan llegado hasta aquí. Y es que, preguntados por las dos mediocres secuelas (ésta última no tanto), un buen Matrix-adicto se elevará sobre el suelo y, cual Agente Smith encolerizado, gritará: "Este es mi mundo. ¡Mi mundo!"

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook