VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Comanchería
Escrito por Agente Cooper   
Lunes, 06 de Febrero de 2017


Valoración espectadores: 9.00

Comanchería (David Mackenzie, 2016)

Valoración de VaDeCine.es: 8.5

Comanchería (David Mackenzie, 2016)Título original: Hell or High Water
Nacionalidad: EE.UU.
Año: 2016 Duración: 102 min.
Dirección: David Mackenzie
Guión: Taylor Sheridan (Relato: Ted Chiang)
Fotografía: Giles Nuttgens
Música: Nick Cave, Warren Ellis
Intérpretes: Jeff Bridges, Chris Pine, Ben Foster, Gil Birmingham, Katy Mixon, Dale Dickey, Kevin Rankin, Melanie Papalia, Lora Martinez-Cunningham, Amber Midthunder, Dylan Kenin, Alma Sisneros, Martin Palmer, Danny Winn, Crystal Gonzales, Terry Dale Parks, Debrianna Mansini, John-Paul Howard
Trailer

Al igual que No es País para Viejos, el título que el espectador inevitablemente y por diversas razones proyectará en su mente mientras presencia la película, Comanchería se emplaza en la Texas más profunda, un estado repleto de gente ahogada tras la crisis crediticia de 2007. En medio de la desolación y el desamparo, como si las preocupaciones de aquel personaje de Tommy Lee Jones se hubieran hecho realidad de la peor manera posible –la cinta de los Coen ocurría en los años 80-, dos jóvenes hermanos (estupendos Chris Pine y Ben Foster) atracan sucursales de un banco al que deben dinero y que amenaza con, por fin, arrebatarles su pequeño terreno; bajo el que, dicen, se esconde el preciado oro negro. Nada que llame la atención, unos pocos miles de dólares en cada golpe, lo justo para saldar la deuda.

Dos forajidos cuyo extraño modus operandi pone en guardia a un viejo ranger al borde de la jubilación –Jeff Bridges es el actor perfecto para el personaje-, con todo el vértigo que ello supone para una persona que nunca ha sabido hacer otra cosa y no tiene a nadie a su alrededor salvo a su compañero (Gil Birmingham), medio indio medio hispano, con el que se relaciona personalmente con la amabilidad de un púgil pegando a su sparring. Los personajes sobre los que se construye la película se van perfilando con singularidad, sin obviedades pero con excelente mimo, al mismo ritmo que la partitura de los imprescindibles Cave y Ellis acompaña a un argumento que, a pesar de su vigencia actual, destila clasicismo por todos sus poros y persigue insaciable, en pleno siglo XXI, el humanismo, los escenarios y las constantes que Ford, Hawks, Peckinpah y tantos otros antes emplearon para esculpir el género cinematográfico por excelencia del cine americano. Tan insobornable es la decisión de Mackenzie que es capaz de sacrificar parte de la verosimilitud de su trama –la persecución del populacho, por mucho que la posesión de armas en Estados Unidos sea religión, es impensable- para mantener el espíritu fronterizo y el aroma de otros tiempos. De este modo consigue destilar las últimas esencias de uno de sus arcos argumentales: en una atalaya, bajo un sol de justicia y dos rifles de por medio.

alt

En seguida -y en esto también es especialmente certero el guion de Taylor Sheridan-, se nos muestra en su total complejidad el descarnado mensaje del film con el triunfo de los de siempre, inmaculados mientras en las cloacas corre la sangre. Tras necesitar pactar con un demonio para derrotar al diablo en su humilde y racial estrategia de venganza, el protagonista se da cuenta de que este mismo diablo sería el mejor cancerbero para perpetuar su victoria ante la ley, el que le aseguraría –como él mismo dice en la película- la vacuna a sus hijos contra esa enfermedad hereditaria llamada pobreza.

El epílogo de este sobresaliente western –ponerle cualquier prefijo por su anclaje en la actualidad me parece una grosería- es una simple conversación entre dos penitentes, ambos víctima y verdugo del otro, que tiene esa verdad de los grandes títulos, aquellos que siempre consideraron la legalidad como un personaje secundario y reservaron pocas pero rotundas palabras al discurso de sus proscritos.

alt

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook