Absolutamente de acuerdo. Eso sí, yo me ahorré el trago de los 48 frames.
En cualquier caso, como trilogía-precuela el conjunto no queda tan deslucido como en otras sagas ni tan futil como la gente suele decir. Decente en su totalidad. Y brillante en cuanto a Bilbo, Smaug y Gandalf se refiere.
Sin duda, en dos películas (o incluso e una) el resultado final sería indiscutiblemente mejor.