Pues precisamente en el trailer uno tenía la sensación de que se enconsertaría a los personajes de Ibáñez al rígido formato de la animación americana, repitiendo gags y fórmula. Me alegra que no haya sido así.