VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El amanecer del planeta de los simios
Escrito por Barry Lyndon   
Viernes, 18 de Julio de 2014


Valoración espectadores: 6.50


Valoración de VaDeCine.es: 6

Título original: Dawn of the Planet of the Apes
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2014 Duración: 130 min.
Dirección: Matt Reeves
Guión: Rick Jaffa, Amanda Silver, Mark Bomback
Fotografía: Michael Giacchino
Música: Michael Seresin
Intérpretes: Andy Serkis, Jason Clarke, Gary Oldman, Keri Russell, Toby Kebbell, Kodi Smit-McPhee, Enrique Murciano, Kirk Acevedo, Judy Greer

Página Web
Trailer


Esta secuela de precuela llega para contarnos que el mundo es más bueno que malo, que la paz social es deseada, pero que, por desgracia, la realidad es que un tonto jode un pueblo y dos a una nación para impedirlo. Media película se mueve entre la utopía pacifista y el inevitable encuentro de estos dos imbéciles, uno por civilización, a los que el calificativo de grotesco queda suave cinematográficamente hablando. Parece ser que hay muchas ganas de querer ver bastante más de lo que hay detrás de esta cinta. La realidad es que, efectivamente, El amanecer del planeta de los simios pretende lanzar de una manera un tanto pueril y tosca una serie de metáforas políticas que vienen a dan cierto sentido a la contundente ensalada de ostias entre monos y humanos. Sin embargo, a pesar de apreciarse el afán argumental, no hay que perder el norte: como cine social no le da, eso está claro; la ciencia ficción sugerente ya pasó, concretamente en 2011, con el estreno de El origen del planeta de los simios, y lo que queda ahora es una de indios y vaqueros, y bastante sencillita, en la que su mayor logro radica en dar buena continuidad a la forja de un personaje con verdadero carisma; el de César, líder apreciable, muy capaz de estampar su nombre con fuerza en una saga de larguísimo recorrido.
Milagrosamente, quién sabe si realmente gracias al especial esfuerzo actoral de Andy Serkins dando expresividad al personaje digital, es cierto que la cinta logra que nos olvidemos de la visión de un informático aporreando teclas y deslizando ratones, hecho, si bien no extensible al resto de figuras generadas por ordenador, sí compartido con la ambientación y conseguida  atmósfera a caballo entre lo real y el mapa de bits. No es poco decir a favor del equipo realizador, ya que la historia es predecible y manida, pero al menos fluye sin que te aparte de ella el autoboicot que tantas veces supone un escenario glacial fruto de la dichosa pantalla verde.  Así pues, dejándose contar a sí misma, al menos el proyecto se defiende como blockbuster veraniego cumplidor y ameno, que ya es bastante hazaña en estos tiempos de churros épicos de grasiento procesado digital.

Esta secuela de precuela llega para contarnos que hay más gente buena que mala, que la paz social es deseada, desde luego, pero que, por desgracia, la realidad es que un tonto jode un pueblo y dos a una nación. Media película se mueve entre la utopía pacifista y el inevitable encuentro de estos dos imbéciles, uno por civilización, a los que el calificativo de grotesco queda suave cinematográficamente hablando. Parece ser que hay muchas ganas de querer ver bastante más de lo que hay detrás de esta cinta. La realidad es que, efectivamente, El amanecer del planeta de los simios pretende lanzar de una manera un tanto pueril y tosca una serie de metáforas sociopolíticas que vienen a dar cierto sentido a la contundente ensalada de ostias que nos aguarda entre simios humanoides y humanos en extinción. Sin embargo, a pesar de apreciarse el afán argumental, no hay que perder el Norte, ya que como cine con empaque no le da, eso está claro; la ciencia ficción sugerente ya pasó, concretamente en 2011 con el estreno de El origen del planeta de los simios, y lo que queda ahora es una de indios y vaqueros, y bastante sencillita, en la que su mayor logro radica en dar digna continuidad a la forja de un personaje con verdadero carisma: el de César, líder apreciable, muy capaz de estampar su nombre con fuerza en una saga de larguísimo recorrido y un puñado de momentos para el recuerdo.   


Milagrosamente, quién sabe si realmente gracias al especial esfuerzo actoral de Andy Serkis -Gollum para los amigos- dando expresividad al personaje digital, es cierto que la cinta consigue que nos olvidemos de la visión de un informático aporreando teclas y deslizando ratones, hecho, si bien no extensible al resto de figuras aquí generadas por ordenador, sí compartido con la ambientación y notable atmósfera a caballo entre lo real y el mapa de bits. No es poco decir a favor del equipo realizador, ya que la historia es predecible y manida, pero al menos fluye sin que te aparte de ella el autoboicot que tantas veces supone un escenario glacial fruto de la dichosa pantalla verde.  Así pues, dejándose contar a sí misma, al menos el proyecto se defiende como blockbuster veraniego cumplidor y ameno, que ya es bastante hazaña en estos tiempos de churros épicos de grasiento procesado digital.  


Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook