VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Post Tenebras Lux
Escrito por Agente Cooper   
Sábado, 14 de Junio de 2014


Valoración espectadores: 7.00

Post Tenebras Lux (Carlos Rygadas, 2012)

Valoración de VaDeCine.es: 7.5

Post Tenebras Lux (Carlos Rygadas, 2012)Título original: Post Tenebras Lux
Nacionalidad: Méjico
Año: 2012 Duración: 120 min.
Dirección: Carlos Reygadas
Guión: Carlos Reygadas
Fotografía: Alexis Zabe
Música: Gilles Laurent
Intérpretes: Adolfo Jiménez Castro (Juan), Nathalia Acevedo (Natalia), Willebaldo Torres (Siete)

Trailer


Vaya por delante una confesión que no lleve al lector a equívoco: me gusta la radicalidad narrativa en un proyecto cinematográfico, pues percibo estos trabajos como fresco contrapunto al cine convencional. Considero que David Lynch es más honesto en Inland Empire que en Mulholland Drive, me fascina La Gran Belleza de Sorrentino y entiendo que el Lars Von Trier más excitante es el de la actualidad, el de Nymphomaniac, Melancolía y Anticristo. Ante Carlos Reygadas también cabe esperar un drástico posicionamiento si uno atiende a sus tres películas anteriores: Japón, Batalla en el Cielo y Luz Silenciosa, que juntas suponen uno de los mejores acercamientos a la poética de Tarkovski que se han realizado desde su muerte. Y a fe que en Post Tenebras Lux encontrarán esa ferviente radicalidad, expresada tanto en la temática y su estructuración como en su traslado visual. La pregunta es si en su empeño en ocupar terrenos vírgenes y reivindicar el carácter puramente sensorial de muchos de sus pasajes, el director mejicano no ha velado en demasía su película. Un dilema inmejorablemente representado por los abucheos de gran parte de la prensa tras la proyección del largometraje en Cannes y el posterior galardón como mejor director del certamen.

Con alguna elección formal un tanto manierista, Reygadas apuesta por el desarrollo conceptual de un argumento que pivota sobre una pareja acomodada con sus dos hijos en un caserón rural, a la que podemos presuponer en huida del ambiente aburguesado de la ciudad por algunos de los segmentos del film. Sin apego por la continuidad, utilizando una aproximación similar -aunque más abrupta y feísta- a la del Malick de To the Wonder o El Árbol de la Vida, el director engarza presente y pasado, o realidad y sueño, mediante la elipsis; y recurrentemente muestra elementos enfrentados en la pantalla (un hombre frente a otro o frente a la naturaleza, la burguesía frente al proletariado, una partida de ajedrez, dos equipos de rugby...). El largometraje reflexiona así sobre la figura del individuo, esencialmente hostil, en contraposición al entorno y sus iguales, una brutal confrontación que encuentra también su opuesto en la filmación de los dos infantes de la familia protagonista. Reygadas enfatiza así la transformación sufrida por todo ser humano, considerada aquí como un proceso degradante del que el propio individuo no parece ser consciente hasta que la cercanía de la muerte, culminación doblemente certera de la atmósfera amenazante que inunda todo el largometraje, ejerce de agente revelador de la propia conciencia.

Lo repito, es verdad que Reygadas se muestra esquivo y el espectador no tiene más remedio que enfrentarse sin asideros a un 'tour de force'. Yo les aconsejo que tengan paciencia, durante el visionado e incluso más tarde. Las piezas sedimentan poco a poco, pero lo hacen. La inquietante sensación, el juego de contrarios y la narrativa áspera cristalizan, se lo aseguro, en un film harto turbador.

alt

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook