VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El Viento se Levanta
Escrito por Agente Cooper   
Domingo, 18 de Mayo de 2014


Valoración espectadores: 7.00

El Viento se Levanta (Hayao Miyazaki, 2013)

Valoración de VaDeCine.es: 7

El Viento se Levanta (Hayao Miyazaki, 2013)Título original: Kaze tachinu
Nacionalidad: Japón
Año: 2013 Duración: 125 min.
Dirección: Hayao Miyazaki
Guión: Hayao Miyazaki (Cómic: Hayao Miyazaki. Novela: Tatsuo Hori)
Fotografía: Animación
Música: Joe Hisaishi

Trailer


Hay un hecho en el desarrollo del Mitsubishi A6M ZERO -el caza del ejército imperial japonés durante la Segunda Guerra Mundial- que justifica el advenimiento de El Viento se Levanta, enmarca las pretensiones de Hayao Miyazaki en dicha historia y explica también su conocida fijación por la aeronáutica a lo largo de toda su filmografía: la compañía Miyazaki Airplane, dirigida por su padre Katsuji Miyazaki, manufacturó para el gobierno de Japón las hélices de dicho aeroplano. En ese entorno creció el joven Miyazaki y, más de medio siglo después, convertido ya en mito de la animación y en permanente amenaza de colgar los lápices, a ese entorno vuelve para rendir homenaje a Jiro Horikoshi, líder del equipo de ingenieros que diseñó el aeroplano para Mitsubishi en un tiempo donde Japón no era precisamente el puntal tecnológico que ahora conocemos. Un tiempo de entreguerras acotado cronológicamente en el film por el devastador terremoto de Kanto de 1923 –espectacularmente revisado en la película- y el trauma nuclear de Hiroshima y Nagashaki. O si lo quieren, acotado sentimentalemnte por el romance entre los dos protagonistas de la historia. Dos aproximaciones diferentes, dos torrentes por los que Miyazaki navega con desigual pericia.

El retrato de Jiro como joven talentoso, trabajador esforzado, soñador, idealista y buena persona es tremendamente preciso y se sustenta en un realismo novedoso en la obra de Miyazaki. En la medida en que se desarrolla en un entorno tecnológico mostrado con meticulosidad extrema, deja un poso didáctico a la altura de los mejores trabajos del director de El Viaje de Chihiro o Nausicaa. La apuesta japonesa por el I+D en los años 30 se percibe, especialmente aquí en España, como una lección bastante importante para la sociedad del siglo XXI, con sus (nuestros) políticos en la encrucijada del rédito a corto plazo o la opción responsable de lo que compete más allá de una legislatura, y con sus ciudadanos no siempre apegados a la ética del esfuerzo como único plan de futuro válido. La reflexión de Miyazaki en este sentido es modélica y, como en tantas ocasiones, también incluye un poso humanista y antibelicista, por más que las circunstancias sociopolíticas hagan que Jiro perfeccione la construcción de una máquina de guerra durante más de una década. Aprovechando además esta temática, el trazo inigualable y siempre reconocible del director japonés para los espacios abiertos y la vista de pájaro deja un puñado de lienzos panorámicos inalcanzables para la animación por ordenador.

Pero hay también en El Viento se Levanta espacio para una historia de amor que Miyazaki narra, en mi opinion, con trazo torpe y tono excesivamente melodramático. El director pretende renovarse y se centra por primera vez en un público más allá de la adolescencia. Nuevo en estas lides, no encuentra ni el tempo ni la delicadeza que sí ha mostrado siempre con todo el espectro de edades anteriores. El personaje de Naoko queda pobremente perfilado y, aunque  la partitura de Hisaishi y los ecos de La Montaña Mágica de Thomas Mann resuenan con hermosura sobre este amor condenado al desencanto debido a la tuberculosis, el relato flaquea en esta vertiente y Miyazaki no consigue dejar un testamento a la altura de su mayúscula obra.

alt

Tags: animacion  ghibli  miyazaki  
Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook