VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El Hobbit: La desolación de Smaug
Escrito por Error Humano   
Viernes, 20 de Diciembre de 2013


Valoración espectadores: 5.00

El Hobbit: La desolación de Smaug (Peter Jackson, 2013)

Valoración de VaDeCine.es: 7

El Hobbit: La desolación de Smaug (Peter Jackson, 2013)Título original: The Hobbit: The Desolation of Smaug
Nacionalidad: Estados Unidos, Nueva Zelanda
Año: 2013 Duración: 161 min.
Dirección: Peter Jackson
Guión: Philippa Boyens, Peter Jackson, Fran Walsh, Guillermo del Toro (novela: J.R.R. Tolkien)
Fotografía: Andrew Lesnie
Música: Howard Shore
Intérpretes: Martin Freeman (Bilbo), Ian McKellen (Gandalf), Richard Armitage (Thorin), Luke Evans (Bardo), Evangeline Lilly (Tauriel), Orlando bloom (Legolas), Lee Pace (Thranduil), Aidan Turner (Kili), Benedict Cumberbatch (Smaug)     Página Web
Trailer


LA CODICIA DE LOS ENANOS

El Hobbit, nuevo mayestático proyecto de New Line Cinema y Peter Jackson, se enfrenta, desde su propia concepción, a una triple vara de medir: de un lado, la crítica cinematográfica; del otro, los fans del universo Tolkien; finalmente, en medio de todo, la productora y su impenitente exigencia de rentabilidad. Nada nuevo para Jackson, quien ya experimentó con éxito semejante malabarismo en El Señor de los Anillos. Sin embargo, la perfecta proporcionalidad de aquélla, su adecuado mesotés, constituye hoy la alargada sombra a la que esta nueva trilogía se enfrenta. Una sombra amplificada ferozmente por un ímpetu comercial que llevó hasta trilogía lo que bien pudo haber sido narrado en un formato más humilde. He aquí el mayor reproche a este proyecto, pues de ahí nacen sus numerosas imperfecciones: un excesivo metraje, desmayos en el ritmo, licencias de adaptación en pos del alargue...

Motivos estos suficientes para descontentar justificadamente a fans y prensa especializada, que ven como la codicia de los productores (avaricia paradójicamente denunciada en el texto de Tolkien) canibaliza una propuesta, la de volver a la Tierra Media bajo el tierno prisma de la obra original primigenia, que, de por sí, apetecía. En cualquier caso, reducir nuestra visión sobre El Hobbit de Jackson a la adecuación o no del formato se antoja escaso y cicatero, pues todo lo expuesto no debería nublar la objetividad sobre un más que correcto largometraje de aventuras que posee otro buen puñado de virtudes, de entre las que cabe destacar la creciente solvencia de Martin Freeman, perfecto en el exigente tono tragicómico.

Fantástico Martin Freeman, quien acabará por convencer a todos como Bilbo Bolsón

Peter Jackson persevera en su universo visual y técnico (ninguna novedad reseñable con respecto a Un viaje inesperado), sacrificando la sorpresa para conservar la coherencia con la saga. Igualmente repite la estructura narrativa de ésta, en un in crescendo paulatino, separando historias, creando personajes y entrelazando tramas para alargar la narración en medio de sombras y luces. Luminosidad absoluta para Bardo (Luke Evans) y Esgaroth,la Ciudad del Lago. Para Gandalf (aunque su peso en este corte sea testimonial) y su historia paralela en Dol Guldur, en busca de la identidad del Nigromante (un añadido de otras obras de Tolkien esta vez acertado).También luz (y esto era crucial) para el poderoso Smaug, fuego y muerte, altivo custodio de Erebor. Tinieblas, por contra, para el maltrato a Beorn, “el cambia-pieles” (de nuevo Peter Jackson y su aversión a hacer fonda -aún muchos lamentamos la sonada ausencia de Tom Bombadil-) y, especialmente desacertada también, la subtrama del personaje creado para Evangeline Lilly, tan bella como sobrante, protagonista de un insulso y risible triángulo amoroso.

Así pues, a fin de evitar convertir el texto en un interminable listado de pros y contras, cabe resumir que la irregularidad es dueña del largometraje y que, en buena medida, el proceso de adaptación y la elección del formato de trilogía son las causas del desarreglo. Dependerá del nivel de tolerancia del espectador perdonar y disfrutar, separar el grano de la paja y dejarse engatusar por una historia, que en esta segunda entrega, va virando de infantil a trepidante, preparando la épica que está por venir. Avanzando en casi tres horas de metraje apenas setenta páginas del libro original, eso sí. Es el habitual exceso de Peter Jackson. Un exceso al que tenemos mucho que agradecer pero que hoy se nos presenta desfigurado por la codicia de los enanos.

El poderoso Smaug y su encuentro con Bilbo. Clímax absoluto del film. Luego vendrán las carreritas por Erebor, aporte de Jackson.

Compartir
Comentarios (4)
  • barry lyndon

    Esta nueva trilogía supone una enorme decepción...eso para empezar.

  • Glenda Wood

    A mí esta segunda parte me ha parecido más amena y dinámica que la primera y, lo más importante, no tan infantil. El hecho de que la Ciudad del Lago cobre protagonismo le ha otorgado un punto decadente que le ha venido bien a la película.

    Pese a lo estomagante que resultaba el triángulo amoroso de marras y a algunas interpretaciones que dejan mucho que desear (como la del rey elfo, o mejor dicho, la reinona elfa. Parecía sacado de un videoclip de Bowie. Credibilidad nula), me pareció una buena película de aventuras para pasar el rato y divertirse.

  • barry lyndon

    mi pregunta es...cuándo saquen la trilogía con las versiones extendidas..¿qué van a poner? ¿los ensayos y las tertulias del café en el set?

  • Agente Cooper

    Loas a Martin Freeman, que está consolidándose como lo mejor de toda la saga... a la espera de la épica que está por venir, como dice ERROR en la crítica.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook