VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El Mayordomo
Escrito por Agente Cooper   
Martes, 22 de Octubre de 2013


Valoración espectadores: 7.00

El Mayordomo (Lee Daniels, 2013)

Valoración de VaDeCine.es: 5.5

El Mayordomo (Lee Daniels, 2013)Título original: The Butler
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 2013 Duración: 132 min.
Dirección: Lee Daniels
Guión: Lee Daniels, Danny Strong
Fotografía: Andrew Dunn
Música: Rodrigo Leão
Intérpretes: Forest Whitaker (Cecil Gaines), Oprah Winfrey (Gloria Gaines), John Cusack (Richard Nixon), Jane Fonda (Nancy Reagan), Cuba Gooding Jr. (Carter), Terrence Howard (Howard), Lenny Kravitz (James), James Marsden (John F. Kennedy), Mariah Carey (Hattie Pearl), David Oyelowo (Louis Gaines), Vanessa Redgrave (Annabeth), Alan Rickman (Ronald Reagan), Liev Schreiber (Lyndon B. Johnson), Robin Williams (Dwight Eisenhower)
Trailer


Toda vez que inclinarse aún más hacia el indie no le supuso demasiado rédito a Lee Daniels con El Chico del Periódico, una película que pecaba de falta de enfoque en la adaptación de la novela que la inspiraba, parece que el director de Precious se escora en El Mayordomo hacia el cine más accesible, completando un correcto largometraje cuyo desarrollo es, en todo caso, tan académico que provoca cierto desapego.

Cecil Gaines (Forest Whitaker)
es negro y huérfano, una condición bastante común a principios del siglo XX en los Estados Unidos. Ya adolescente, se ve obligado a huir de la plantación de algodón sureña donde malvive con el permanente trauma de la violenta muerte de su padre -un grosero inserto dramático en el guion-, dejando a su madre en la ruina física y psicológica. El objetivo es que la siguiente generación, sus hijos, tenga una vida mejor que la suya; aunque para ello dedique su vida entera a servir a quien le ignora como ser humano. De servicio en servicio, acabará en la Casa Blanca; donde ejercerá de mayordomo durante más de 30 años y 7 presidentes (Dwight Eisenhower, John F. Kennedy, Lyndon Johnson, Richard Nixon, Gerald Ford, Jimmy Carter y Ronald Reagan), un segmento histórico de crucial importancia para el asentamiento de los derechos civiles de la población negra.

alt

Así, el marco para la reflexión de la obra será la figura del personaje principal, en muda contemplación de la evolución sociopolítica de su país de puertas para fuera y en constante enfrentamiento con su primogénito, militante por los derechos civiles en sus diferentes versiones a lo largo de los años 60 y 70. No obstante el film, para lo mucho que se obceca en presentar dicha lucha, no aporta ningún punto de vista novedoso a la hora de afrontar tal temática. Comienza en una plantación de algodón, pasea por los asesinatos de JFK y Martin Luther King y escoge el discurso de Barack Obama en Chicago, la noche en que ganó las elecciones presidenciales de 2008, como punto culminante del camino de libertad del pueblo afroamericano. Imitando a su propio personaje principal, el film se mancha poco; un flirteo con Malcom X, otro con los Panteras Negras. Nada importante. Nada que pueda deslegitimar el mensaje buenista o, siquiera, darle algo de picante. Daniels, esposado a la corrección técnica y argumental, se muestra incapaz de causar el efecto de películas quizá imperfectas pero más auténticas como, por ejemplo, Locos en Alabama, la infravalorada ópera prima como director de Antonio Banderas.

Sin solución para el exceso de bondad en el retrato humanizado y estereotipado de cada uno de los presindentes a los que el protagonista sirve, la obra se convierte también en un trasunto de versión grisácea de Forrest Gump. Una comparación tan obvia que cuesta leer una crítica que no recurra a ella a la hora de valorar El Mayordomo. Y casi siempre es para desmerecer el film de Lee Daniels. Porque el largometraje de Zemeckis huía de la trinchera desde su mismo planteamiento. Fabulada, la Historia de los Estados Unidos resultaba entrañable y vistosa. Una excusa para ver la tesis, antítesis y síntesis expiatoria de sus personajes, principalmente Jenny y el Teniente Dan, vehículada por ese electrón libre que era Forrest Gump. Forest Whitaker, por el contrario, no puede realizar tal prodigio con su mujer (Oprah Winfrey) e hijo (David Oyelowo) en la ficción. Resulta imposible aupar un personaje ínfimamente aprovechado en el guion del propio Daniels, junto a Danny Strong. Las rutinas de la casa blanca, definitivamente, no dan para demasiados alardes.

alt

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook