VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Kick Ass II
Escrito por Agente Cooper   
Viernes, 06 de Septiembre de 2013


Valoración espectadores: 5.00

Kick Ass II (Jeff Wadlow, 2013)

Valoración de VaDeCine.es: 5.5

Kick Ass II (Jeff Wadlow, 2013)Título original: Kick Ass II
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 2013 Duración: 113 min.
Dirección: Jeff Wadlow
Guión: Jeff Wadlow, Matthew Vaughn (Cómic: Mark Millar)
Fotografía: Tim Maurice-Jones
Música: Henry Jackman, Matthew Margeson
Intérpretes: Aaron Johnson (Kick Ass), Christopher Mintz-Plasse (El Hijotupa), Chloë Grace Moretz (Hit Girl), Clark Duke (Marty), Olga Kurkulina (Madre Rusia), Jim Carrey (Coronel Barras y Estrellas), Donald Faison (Doctor Gravedad), Robert Emms (Hombre Insecto), Morris Chestnut (Marcus), John Leguizamo (Javier), Lindy Booth (Zorra Nocturna)
Trailer

Ficha técnica completa en Sensacine

Hay un punto de incomprensión ante la propuesta subversiva de la franquicia Kick Ass en el propio medio cinematográfico. Lo representa muy bien la negativa de Jim Carrey a involucrarse en la promoción de Kick Ass II. Al poco de acabar el rodaje de esta continuación de la película dirigida por Mathew Vaughn en 2010 –aquí ejerce sólo de productor- tuvieron lugar los sucesos de Sandy Hook, donde un joven de 20 años mató a tiros a 20 niños y 6 profesores en una escuela de primaria de Newtown (Connecticut). Ante eso, la violencia explicita de la cinta era, según Carrey, demasiado gratuita, demasiado peligrosa para la sociedad. En el desmarque, el actor canadiense no aclaró si es que no sabía donde se metía (cuesta creerlo siendo una secuela) o si, cuando menos, devolvió el jugoso cheque que cobró por su trabajo en el largometraje, donde, por cierto, no aprovecha lo más mínimo la autopista histriónica que el argumento y su personaje le ofrecen.

Es precisamente poner de manifiesto esa clase de hipocresía, tan de la sociedad americana, uno de los principales objetivos de Kick Ass II. La casquería, de nuevo, salpica un argumento que juega desenfadadamente a los superhéroes y exhibe con orgullo su querencia por el ecosistema de instituto, con sus descocadas reinas de la clase. La historia de los tres personajes principales de la primera película continúa así: al rebufo de Kick Ass (Aaron Johnson), muchos otros frikis de la ciudad se han puesto manos a la obra para perseguir a los malos y llenar con ello de seguidores su cuentas de twitter. Personas con disfraces de lo más vartiopinto y armas de lo más prosaico conformarán una nueva flota de vigilantes al margen de la policía. Hit Girl (Chloe Moretz), por el contrario, trata de desembarazarse de su pasado y se amolda como puede al mundo adolescente, nuevo para ella. En el lado del mal, Red Mist (Christopher Mintz) busca vengar la muerte de su padre y reclutará, chequera en mano, a su propio ejército de criminales, otros tantos frikis en busca de ser un villano de época. 

alt

El trabajo de Jeff Wadlow vuela bajo en comparación con su antecesora por pura redundancia en objetivos y puesta en escena. A diferencia de sus primas “serias”, la naturaleza paródica de Kick Ass debilitaba mucho su predisposición a convertirse en saga. Carece de sentido una continuación en la que se abunde en el desarrollo de unos personajes concebidos sin profundidad. La pretensión de tridimensionalizar a Kick Ass y Hit Girl -ya no digamos la transformación de Red Mist en 'El Hijoputa'- consume gran parte del metraje y supone los momentos más aburridos de la cinta. Tampoco ha creado Wadlow (también guionista del film) un nuevo personoaje, héroe o villano, que merezca la atención del espectador. Todos los nuevos fichajes hacen gala de su sosería excepto, quizás, la granítica (en lo físico y en sus dotes interpretatvas) Madre Rusia (Olga Kurkulina), trasunto de esposa de Zangief atrezada con una iconografía tan demodé que acaba por resultar estimulante.

Así que sin perder nunca la sensación de estar recorriendo los mismos recodos que su antecesora, este reverso alocado de tantas y tantas películas de superhéroes alcanza el calificativo de disfrutable sólo en sus momentos de mayor brillantez, que no son muchos, cuando observamos con claridad el paralelismo cómico con alguno de los pasajes argumentales de las películas de superhéroes más ensalzadas de la última década, con El Caballero Oscuro a la cabeza.


alt

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook