VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Hansel y Gretel: cazadores de brujas
Escrito por Dr. Manhattan   
Viernes, 08 de Marzo de 2013


Valoración espectadores: 5.00

Hansel & Gretel: cazadores de brujas (Tommy Wirkoka, 2013)

Valoración de VaDeCine.es: 5

Hansel & Gretel: cazadores de brujas (Tommy Wirkoka, 2013)Título original: Hansel and Gretel: Witch hunters
Nacionalidad: EE.UU.
Año: 2013 Duración: 85 min.
Dirección: Andrés Muschietti
Guión: Tommy Wirkola Cross
Fotografía: Michael Bonvillain
Música: Atli Örvarsson
Intérpretes: Jeremy Renner (Hansel), Gemma Aterton (Gretel), Famke Janssen (Muriel), Peter Stormare (Berringer), Thomas Mann (Ben)

Página Web
Trailer

CUENTO SOCARRÓN Y JUGUETÓN 

En la enésima muestra de evidencia sobre la falta de ideas e imaginación dentro de la industria hollywoodiense, he aquí la última aportación a un tipo de cine que toma la excusa de la literatura infantil clásica como mero pretexto para el despliegue de pirotecnia y el no va más de ruido, explosiones y aceleración. Si hace poco disponíamos de dos revisiones de Blancanieves muy distintas entre sí (Blancanieves y la leyenda del cazador, de Rupert Sanders, frente a Blancanieves (Mirror, Mirror), de Tarsem Singh, e incluso una tercera si contamos nuestra versión castiza, a años luz desde todos los ángulos de las anteriores), o del cuento de Caperucita roja en Caperucita Roja, ¿a quién tienes miedo?, de Catherine Hardwicke, o, un poco más atrás en el tiempo, de la adaptación de la fascinante Alicia por parte del últimamente desnornato Tim Burton, ahora es otro clásico de los Hermanos Grimm como Hansel y Gretel el que sale a colación a raíz de la cinta firmada por Tommy Wirkola.

La versión adulta de los hermanos, dispuesta repartir mamporros a las brujas

Lo cierto es que aparte del espectáculo esperado, la cinta del director noruego logra ofrecer el mínimo de coherencia interna como para no defenestrarla de antemano. Wirkola, que con esta realización cruza el gran charco que hay más allá de nuestro continente tras darse a conocer con ese estimulante túrmix de cinefagia a través del cruce del género zombi con la más pura exploitation nazi que ofreció en Dead Snow (Zombis Nazis en español, casi nada), traslada aquí un punto de la socarronería vista en ésta, aun situándose varios puntos por debajo de su rabiosa originalidad y agradable frescura. Que el motor de la acción sea la asunción del cometido, por parte de unos crecidos y bien dotados Hansel (Jeremy Renner) y de su hermana Gretel (Gemma Aterton), como buscadores y a la postre exterminadores de brujas -toda vez conocido su trauma infantil de lucha y asesinato de la fea bruja que a su vez se los quería manducar, adaptado del original literario y reflejado en el prólogo de la película-, habla de la plasmación de una idea consecuente a la par que harto chistosa, como no podía ser de otro modo en una producción de este calado.

Continuando esta línea, el guión no desbarra, o desbarra lo justo, habría que puntualizar. Nadie espera una relectura honda o muy estudiada del texto original (porque quizás tampoco se preste a ello), sino una sucesión de escenas de acción con un escaso grado de encadenamiento lógico. Sí, esto ocurre en gran medida (inevitablemente), pero al menos existen determinados puntos de sujección que, si bien no son suficientes como para posicionar el conjunto dentro de un concierto mayor o que pudiese llegar a resonar en nuestras retinas, sí alcanzan a tener valor como chispazos de luz en mitad de las tinieblas que ambienta el film. Que el protagonista masculino se pinche insulina debido a su ingesta de golosinas en la casa originaria de su vocación, resulta cuando menos gracioso; que éste sea invitado por su partenaire amorosa a sanarse de sus heridas mediante un baño con ella en “aguas curativas”, hace pensar en una auto-asunción, por parte de Wirkola, de la debilidad de su libreto, y es por ello que decide caminar por la consabida escena de pareja haciendo uso de un humor de pretendido trazo grueso; justo lo contrario que a la hora de abordar el personaje femenino, a quien rodea de un gigante troll de claras reminiscencias al King Kong original, no sólo por su aspecto físico sino por su honesto enamoramiento de la heroína, sin excesivos adornos ni ambages innecesarios, simplemente dejándolo caer.

Temiblemente atractiva, la majestuosa Famke Janssen

Algo similar podría decirse del aspecto visual de la cinta, una idea feliz entre lo chusco y lo logrado, siempre refulgente de sangre pero en versión soft gore; nada relevante en cualquier caso. La caracterización de los seres malignos que pueblan la cinta se mueve entre los cenobitas de Hellraiser y los vampiros-licántropos de la saga Underworld; una mezcla que habla a las claras sobre la referencia intragenérica que sobrevuela en los responsables de la producción, pero que también deja vislumbrar la falta de autenticidad y tino en una concreción propia de esa indudable pasión y fecundo imaginario cinéfilo (que sí estaba presente en la mencionada Dead Snow). Sin embargo, la capacidad de Wirkola detrás de las cámaras es constatable desde el momento en que las diversas tomas que componen las escenas de acción son fácilmente adivinables; esto es: existe una solución probada al mal endémico que reina en la producción americana a gran escala de cine de género: el atropellamiento visual que impide ver la escena -uno de cuyos máximos paladines podría ser Paul Greengrass, que pese a la rapidez visual que imprime permite la deleitación del espectador con la acción, haciendo de esta un auténtico espectáculo-.

Hansel y Gretel: cazadores de brujas da lo que promete, pero esconde sorpresas en su interior que harán de sus escasos 80 minutos -un hecho éste ya de por sí loable, que reconoce de antemano la incapacidad para ofrecer más y ciñe, por tanto, su propuesta al mínimo- una experiencia perfectamente disfrutable. Siempre que no prestemos demasiada importancia a una extensión del texto literario original del todo irrelevante (más bien irreverente), nos quedarán gestos o transiciones de iluminación puntual, secuencias de explosión mayormente bien llevadas, y algunas caras conocidas a las que nunca está de más oír pronunciar frases estúpidas: Famke Janssen o Peter Stormare en su versión low cost artística.

Los hermanos, a punto de comenzar el cuento

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook