VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Encadenados
Escrito por Mr. Sandman   
Domingo, 03 de Febrero de 2013


Valoración espectadores: 9.00

Encadenados

Valoración de VaDeCine.es: 9

Póster


Título original: Notorious
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 1946 Duración: 97 min.
Dirección: Alfred Hitchcock
Guión: Ben Hetch
Fotografía: Ted Tetzlaff
Música: Roy Webb
Intérpretes: Cary Grant (Devlin); Ingrid Bergman (Alicia Huberman); Claude Rains (Alexander Sebastian)


De nuevo gran ejercicio de estilo del director de la oronda figura en esta cinta de espionaje que supone otra obra maestra más en una carrera plagada de ellas. La historia de una mujer vividora que entra en la vida de un nazi para extraerle información y que se enamora de su contacto americano pone sobre la mesa temas que Hitchcock trata con sutileza y que el infinito encanto del estupendo trío protagonista nos hacen casi olvidar para convertirlo en un triángulo amoroso dentro de un contexto especial, muy especial. De nuevo los temas recurrentes de su filmografía esperan agazapados tras una trama sencilla pero entretenida, como por ejemplo esa madre controladora y que supone la verdadera villana de la cinta o la forma en la que Hitch hace “sufrir” a sus actrices principales haciendo gala de su conocida relación amor-odio con las mujeres.

Encadenados

La potencia de las imágenes es tal y el lazo emocional del espectador con los protagonistas ha sido construido de manera tan sólida que no hacen falta sorpresas, giros de guión ni escamoteos de información en ningún momento para que la narración sea apasionante. Economía de lenguaje en su máxima expresión utilizando las imágenes para transmitir sentimientos y datos que, de esa forma, son asimilados de manera más natural y cinematográfica. El talento del realizador inglés maneja los ojos de todo el patio de butacas para que avance la trama haciendo sentir al espectador como si estuviera sentado junto a los protagonistas. Del mismo modo, las escenas duran lo que tienen que durar y cada solución visual tiene un por qué y no es gratuita, cosa que algunos directores de hoy en día han parecido obviar convirtiendo algunos pasajes de metraje en pura masturbación. Un beso puede durar una eternidad (de hecho contiene el arrumaco más largo del cine hasta entonces) pero una mirada puede solventar una escena entera en un breve instante.

Encadenados

Es de recibo focalizar lo dicho anteriormente en la magistral media hora final en la que, una vez el mcguffin (esa excusa para que sucedan los hechos pero que en el fondo no nos importa demasiado, el uranio y su procedencia en este caso) ha llevado a cabo su cometido, el maestro Hitchcock eleva la tensión y el suspense hasta una conclusión que, sin grandes aspavientos ni artificios, es tan lógica y satisfactoria (y en cierto modo previsible) que sólo queda pulsar el botón y volver a disfrutar de cómo construir un thriller sin ni siquiera asomo de violencia física (pero sensación de peligrosidad) y con el esmoquin de Cary Grant siempre reluciente. Una puerta se cierra, cada personaje afronta su destino, no hacen falta epílogos ni explicaciones, todo está dicho con el mínimo de palabras posibles. Otra lección de cómo ser director de cine.
Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook