VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Crónica de Sitges 2012. Viernes 12 de octubre
Escrito por Dr. Manhattan   
Sábado, 13 de Octubre de 2012


Valoración espectadores: 0

Una imagen del film mejicano Ahí va el diablo

PRIMEROS PREMIOS EN UN DIA PASADO POR AGUA

Sitges 2012 está llegando a su fin. Esta tarde se celebrará la gala de clausura donde se entregarán los premios principales, pero ayer ya se entregaron los primeros galardones, para algunas secciones paralelas. Me congratula comunicar que el premio a la mejor película de la sección “Nuevas Visiones” ha sido para la cinta canadiense Rebelle, de la que tan bien os hablamos hace un par de días en estas líneas. Además, Me @ the Zoo, de Chris Moukarbel y Valerie Veatch se ha llevado el premio dentro de la categoría “No Ficción”. Por último, el “Premio Pequeño Formato” ha sido para Crazy & Thief, de Cory McAbee. También, dentro de la sección “Casa Asia - Anima’t”, los galardonados han sido: Wu Xia (Dragon), de Peter Ho-sun Chan, a la mejor película; Wolf Children, de Mamoru Hosoda, a la mejor película de animación; y Fuga, de Juan Antonio Espinares, al mejor cortometraje de animación. Hoy en la gran gala final se entregarán los siguientes premios Méliès D’Argent:

- Premio al largometraje de la Sección Oficial Europeo Fantàstic a Competición: Holy Motors, de Léos Carax   

- Premio al cortometraje de la Sección Oficial Europeo Fantàstic a Competición: Eat, de Moritz Krämer   

- Premio al largometraje de la Sección Oficial Fantàstic Panorama a Competición: Tower Block, de James Nunn, Ronnie Thompson  

- Premio al cortometraje de la Sección Oficial Fantàstic a Competición: Elefante, de Pablo Larcuen

Por lo demás, una jornada muy pasada por agua que provocó inundaciones y bastantes dificultades para desplazarnos de un punto a otro para ver cine; además, y aunque sí se vio a gente por las calles disfrazada de zombie, la tan famosa “zombie walk” no pudo tener lugar, considerando el gris panorama. Por todo esto, sólo tuve ocasión de ver tres películas, que os desgrano a continuación:

El director, Óscar Aibar, y todo el equipo de El bosc

- Ahí va el diablo, de Adrián García Bogliano. Película mejicana hecha con muy pocos medios, tenemos aquí un relato sobre una familia normal y corriente cuyos hijos son endemoniados. De una austeridad muy propia del cine proveniente de Sudamérica, la película nos adentra suavemente en ese territorio de difícil asidero que es el del mal que surge en el seno de nuestra cotidianidad, causando estragos en las relaciones familiares sin, a priori, disponer de una causa o razón para su alivio. Puntualmente explícita, la cinta prefiere pulsar ese ambiente extraño que se genera en el entorno y, sobre todo, indagar en la sexualidad como detonante del caos; además, apenas propone un atmósfera de terror o sobrenatural, lo que la convierte en una propuesta atípica dentro del fantástico y la sitúa en las proximidades del drama con tintes fatalistas. Dejó bastante frío al personal, quizás debido a su falta de tensión general.

- El bosc, de Óscar Aibar. Salieron bastantes componentes del equipo, incluído el director, a presentar la película al escenario... en catalán, la lengua en la que se rodó. Como no me entero de mucho, tampoco puedo comentarlo, aunque quizás esa falta se podría haber solventado fácilmente si, como en el resto de las películas que se presentaban en el Auditorio, hubiera habido un traductor; pero supongo que eso hubiera sido un favor demasiado grande para los castellano parlantes que allí estábamos presentes. En lo que al film se refiere, éste relata la historia de una pequeña familia “de derechas” que se ve acosada por el ejército anarquista durante la Guerra Civil, en la zona del Bajo Aragón. El objetivo principal no es abonar el terreno ideológico sino enmascarar éste bajo el de la competición personal, enarbolada por los celos. Y en torno a esa tesitura gira el film, que propone una atmósfera fantástica concretizada en una esfera situada a la entrada del bosque y que supone una suerte de agujero negro para la huida del protagonista. Vista la originalidad y las enormes posibilidades de una propuesta como ésta, se echa de menos que no se ahonde en la misma, y que sólo al final se vuelva a echar mano de ella, cuando ya está fuera de lugar. No obstante, se trata de una apuesta valiente y bastante atípica dentro del habitual (sub)género de la Guerra Civil española, que no ceja en generar cintas.

Scott Derrickson, director de Sinister

- Sinister, de Scott Derrickson. Se presenta este trabajo de Derrickson como uno de los pocos ejemplos de terror puro que ha tenido la muestra y que tanto suelen desear los asistentes; el mismo director nos desea que pasemos una buena noche tras el visionado de su película... lo que nos pone sobre aviso de sus intenciones. Avisado de su supuesta calidad por algún gran compañero de andanzas aquí en Sitges, cuando termina, no puedo salir más decepcionado. Se trata de la típica cinta de género que basa su impacto y su capacidad para asustar (que lo consigue, y mucho, dicho sea de paso) en el manido recurso del sonido a alto volumen -con la diferencia de que aquí está a un volumen MÁS alto todavía, por si alguien andaba mal de oído en la sala, supongo- en combinación con un montaje que muestra en el momento decisivo la consabida imagen terrorífica de turno. Aquí ésta viene dada en forma de espectros de niños desaparecidos, los últimos en la casa a la que decide ir a investigar un escritor de éxito, en una reinterpretación del mito del “hombre del saco”. Derrickson ostenta su capacidad para poner en imágenes atmósferas opresivas y una concepción de la paranoia relacionada con el concepto mismo del cine y la proyección de imágenes, que son una desvirtuación de lo real; sin embargo, la sugerencia brilla por su ausencia en favor de la construcción de un terror más directo y muy poco inventivo. Aparte, el grado de profundidad en la afectación que sufre el protagonista durante su investigación es prácticamente nulo, así como el de la relación que éste mantiene con su esposa, relegada a un segundo plano. Seguramente funcione bien en salas y a la gente le dé miedo, pero desde un punto de vista estrictamente analítico, el trabajo de Derrickson resulta más bien pobre, y creo que con la capacidad visual que se le intuye, podría haber construido algo más sólido.

Abordamos hoy el último día antes de regresar a casa. Nos esperan otras tres cintas y conocer el palmarés final. Además hoy hace un buen día, lo cual es una buena manera de despedir este bonito pueblo. Mañana pondremos el tan temido punto y final a esta aventura.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook