Absolutamente fascinante. Fantasmagórica, subyugante. En la propia reseña se habla de todo ello muy acertadamente. Sin embargo, a mí me resultó disfrutable en todo momento.
Tal vez sea cierto que narrativamente no es sencilla y ni mucho menos tradicional, pero el mensaje lo envuelve todo. Y pasados unos días desde su visionamiento, cada vez son más las imágenes que me vienen a la memoria, símbolo inequívoco de su poder de fascinación.
Parto de los tiempos que corren, este film será revisado como espejo de su época, documento cinematográfico de un tiempo económico y social. Un espectro recorre el mundo.