VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Los mercenarios 2
Escrito por Dr. Manhattan   
Viernes, 31 de Agosto de 2012


Valoración espectadores: 7.00

Los mercenarios 2 (Simon West, 2012)

Valoración de VaDeCine.es: 6

Los mercenarios 2 (Simon West, 2012)Título original: The Expendables 2
Nacionalidad: EE.UU.
Año: 2012 Duración: 102 min.
Dirección: Simon West
Guión: Richard Wenk y Sylvester Stallone
Fotografía: Shelly Johnson
Música: Brian Tyler
Intérpretes: Sylvester Stallone (Barney Ross), Jason Statham (Lee Christmas), Jet Li (Yin Yang), Dolph Lundgren (Gunner Jensen), Terry Crews (Hale Caesar), Randy Couture (Toll Road), Liam Hemsworth (Billy El Niño), Jean-Claude Van Damme (Jean Vilain), Bruce Willis (Church), Arnold Schwarzenegger (Trench), Yu Nan (Maggie), Chuck Norris (Booker)

Página Web
Trailer

Para sorpresa de propios y extraños, esta segunda parte de Los mercenarios pasa por ser algo más que una reunión de viejos enemigos fílmicos, ahora reencontrados cuales colegas de una indisimulable tercera edad que se entretienen pegando unos tiritos y descargando adrenalina, recordando aquellos viejos tiempos gloriosos donde sus lustrosos cuerpos y rostros les permitía ser los reyes de la función con todo merecimiento. Y es que a diferencia de la primera cinta, aquí se ha optado por acompañar el ruido y la furia complaciente consigo misma y evidentemente chistosa, con un poco de pausa y detenimiento, lo que otorga a la cinta un mayor sentido en su componente autoreferencial a la par que vehicula una narración de por sí salida de madre, agregándole un matiz de heroísmo y motivos vengativos en su definición. Lo que viene a ser el preocuparse en contar una historia, por muy elemental que ésta fuera, y no sólo (re)lucir un auto-homenaje per sé.

Yo disparaba mejor que tú, ¡mira!

Parece que el cambio de nombre detrás de la silla que todo lo mira ha dado buenos frutos, y la mudanza del habitual atropellamiento visual de Stallone -parido únicamente por y para la acción en la primera cinta- por el de Simon West, hacedor de un cine musculoso por definición, con marca de entretenimiento registrada (véanse Con Air o la más reciente The mechanic), han hecho que el primero haya pensado un guión más inteligente con el que ponerse delante de las cámaras mejor situado, como una figura sanamente remodelada y acreedor de un semblante paradójica (que no literalmente) más adulto. No es, en absoluto, que la artesanía de West tras las cámaras a la hora de ejecutar las no demasiado abundantes secuencias de acción se erija como lo más vistoso o siquiera notable del conjunto; sin embargo, sabe acompañar sutilmente los múltiples momentos de transición así como los innumerables e incisivos diálogos prestando atención al gesto y a la expresión de los actores -habitualmente demacrados y con un indisimulado cariz auto-paródico en su semblante, pero siempre esforzados-, subrayando tales condiciones.

Así, el cacareado aliciente de ver reunidos a semejante constelación de estrellas (Stallone, Statham, Lundgren, Li, Willis, Schwarzenegger, van Damme… y Norris), en efecto un festival de diversión de por sí mismo, cobra sentido desde el momento que el libreto les sitúa en sana interacción referencial y la tilde se ubica en la raíz cómica, poniéndose más de relieve los dardos cruzados y las situaciones improbables que se dan entre ellos que los disparos que han de ejecutar. Cada intérprete deja de ser una mera comparsa (como lo era en la primera entrega) para integrarse, en mayor o menor medida, en el interior de un conjunto en claro crescendo, que despega a raíz de la trágica muerte de un compañero joven -quien servía como primer apunte para establecer una reflexión acerca de lo viejo y lo nuevo, de la imposibilidad física del mercenario adulto… y de la rebelión posterior contra tal condición, impulsada por el afán justiciero y el ánimo de un sano compañerismo- y aterriza en el territorio de la adrenalina despreocupada, con el esperado duelo final incluído, al modo antiguo: queremos quién gane, sabemos que va a ganar, pero aun así nos mantenemos en tensión durante.

¿Le sueno familiar, señor espectador?

La aparición de un villano odioso en Los mercenarios 2 hace crecer a la película, y a su vez sirve como perfecta definición de la misma. Así, ésta tiene un fin, un objetivo claro con el que motivar al espectador en su viaje de acompañamiento con este carismático grupo, para satisfacerle finalmente como no podía ser de otro modo. Que dicho villano esté interpretado por Jean-Claude Van Damme y que éste se tome en serio su interpretación de la misma manera que se tomaba en serio sus patadas de hace veinte años, hace más grande su presencia y no evita una sonrisa cómplice por nuestra parte, sobre todo al observar la planicie de su personaje. Está en consonancia con una historia que pese a sus ocurrentes diálogos, a la corrección de los mencionados intérpretes y a la profesional ejecución de algunas secuencias espectaculares, no deja de ser una básica muestra de cine de acción, que no puede ofrecer mucho más. O sí… porque en medio de semejante jungla de dinosaurios revueltos emerge la figura estelar de un impagable Chuck Norris, que revienta cualquier suposición con sus improvisadas apariciones y nos plantea si en verdad el cine de acción existe realmente o no es más que un esforzado intento de hacer que la comedia sea algo más que unas simples risas.

Y entonces llegó él

Compartir
Comentarios (8)
  • maniac  - el cine de acción existe, pero no es esto.

    Si esta película la hubiesen realizado en los años 90 habría acabado en el cubo de la basura, pero como los héroes de acción de aquella época ya son maduritos y cualquier día la palman, los mitómanos y nuevas generaciones de flipados se pirran por verles a todos juntos en el celuloide, aunque sea jugando a las cartas, haciendo calceta o realizando unas interpretaciones más que pésimas dentro de un guión inexistente, que vulnera las más elementales normas del arte cinematográfico.

    agregándole un matiz de heroísmo y motivos vengativos en su definición
    ¿heroísmo?¿dónde está el autosacrificio, la épica?

    sabe acompañar sutilmente los múltiples momentos de transición así como los innumerables e incisivos diálogos prestando atención al gesto y a la expresión de los actores
    se nota que son actores del método...pedazo de actuaciones...van para el Óscar seguro.

    Cada intérprete deja de ser una mera comparsa (como lo era en la primera entrega) para integrarse, en mayor o menor medida, en el interior de un conjunto en claro crescendo, que despega a raíz de la trágica muerte de un compañero joven -quien servía como primer apunte para establecer una reflexión acerca de lo viejo y lo nuevo, de la imposibilidad física del mercenario adulto… y de la rebelión posterior contra tal condición
    Claro hombre, son los superhombres de Nietzche. Esta base argumental está en el decálogo de las más rancias películas de acción.

    emerge la figura estelar de un impagable Chuck Norris
    Pedazo de elípsis y de interpretación. No sólo con Chuck Norris, también con A.S. y B.W. cuando aparecen en el coche. El cine de acción existe amigo. Te lo asegura un gran aficionado a este género.

  • Dr. Manhattan

    Sin ninguna duda te has tomado la película demasiado en serio, y no es una película para tomarse demasiado en serio. Si no eres capaz de ver su evidente tono paródico, es que no has visto la misma película que yo.

    No es una cinta sólo de acción, sino que tiene un gran componente cómico; que no te hagan gracia los chistes es otra cosa, puesto que es algo personal, pero el caso es que están ahí, y a nada que se observe con un podo de distancia, que es como debe observarse, creo que es casi imposible resistirse a alguna sonrisita.

    Los actores no van a ganar ningún Oscar, primero porque no pretenden ganar ningún Oscar y segundo porque los Oscar en cualquier caso no sirven como medición de calidad.

    Partiendo de todo lo anterior, tan sólo comentar que no hace falta ser ningún mitómano para apreciar y reírse con toda esta gente. El heroísmo que comento no es comparable al heroísmo que el mismo Stallone ya interpretara en Rambo o Willis en Jungal de cristal, por citar dos ejemplos; lo que están haciendo es reírse de ese heroísmo usando uno nuevo, exento de seriedad pero presente al fin y al cabo, parece mentira que no lo veas. Hay que medirlo en base a lo que la cinta propone, que no es mucho pero ya es algo con cierta idea y desarrollo (básico pero existente al fin y al cabo).

    Para terminar, que en un comentario de Los mercenarios 2 menciones el nombre de ese filósofo alemán da muestra de que definitivamente no hemos visto la misma película, o que al menos no hemos querido mirarla de la misma manera (y esto es algo CLAVE a la hora de saber valorar cualquier obra de arte).

    ¡Ríete un poco más de todo y serás más feliz, camarada!

  • maniac  - filósofo alemán

    Yo soy un nihilista camarada, no puedo ser feliz.

  • Dr. Manhattan

    Eso ya es otra cuestión de muy distinta índole.

    Ya sabes que, al menos, mi apoyo tendrás. Y existen unas terapias de grupo (o individuales si usted lo prefiere) que son muy adecuadas para casos como el suyo. Considérelo seriamente...

    Si no, siempre nos quedará la cerveza. Tanto a usted como a mí, que aunque no tan extremista sí padezco cierto afán compulsivo-consumista, lo cual no sé si es peor. Además de mi tez azul, claro está.

  • maniac  - tez azul?

    Como los de avatar?

    Yo he decidido que seré informático, como Ud.

  • Dr. Manhattan

    Más o menos, de una tonalidad ligeramente más suave pero similar en cualquier caso.

    Sobre su segunda afirmación, en verdad no se lo recomiendo; semejante decisión le acarrearía muchos quebraderos de cabeza innecesarios, créame.

  • Dr. House  - Mu wenas .

    Si es que donde esté el cine de palomitas como este. Yo aún no la he visto, a ver si me acerco.

  • Sr.Bean

    Escribo esto poquito, porque después de darle la brasa al Doctor, puede pegarme un capón:

    Genial la peli!!!!

    P.D: mañana me extiendo más, que menuda semanitaaaa

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook