VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Duelo de titanes
Escrito por Mr. Sandman   
Lunes, 16 de Julio de 2012


Valoración espectadores: 8.00

POster

Valoración de VaDeCine.es: 7.5

Poster

Título original: Gunfight at the O.K. Corral
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 1957 Duración: 127 min.
Dirección: John Sturges
Guión: Leon M. Uris
Fotografía: Charles Lang Jr.
Música: Dimitri Tiomkin
Intérpretes: Burt Lancaster (Wyatt Earp); Kirk Douglas (Doc Holliday); Rhonda Fleming (Laura)



Poco antes de dar el golpe definitivo con Los siete magníficos, John Sturges rodó la segunda de las numerosas adaptaciones cinematográficas que ha tenido la historia de Wyatt Earp y Doc Hollyday (luego vendrían algunas más) tan sólo 11 años después de la obra maestra Fordiana de la que bebe por razones obvias pero a la que se parece tan poco. Paradójicamente pero no por casualidad, las claves de ello las dan los títulos, el original y el que se le puso aquí, como siempre absolutamente épico y nada parecido a aquél. Por un lado, Gunshot at OK Corral apunta (nunca mejor dicho) directamente al duelo final que supone el clímax de la película. Si en la versión del director del parche en el ojo resultaba un último acto lógico e incluso indefectible, en la nueva revisión no es sino una especie de polvo rápido para finiquitar una buena cita que sin ese final hubiera quedado incompleta aunque satisfactoria. La típica pirotecnia de la que hacen gala siempre en los minutos finales las producciones actuales que no conceden la inteligencia suficiente al espectador como para que sin unas cuantas explosiones pueda dar por contada la historia pero dentro de su contexto de los años cincuenta. No quiere decir esto que no sea necesario, que lo es, sino que ya desde el comienzo se espera ese momento como si fuera inevitable y no consecuencia de los actos de los protagonistas.

Duelo de titanes

Si, por el contrario, nos fijamos en el título en español, vemos la verdadera naturaleza de la película, que es la de un blockbuster de la época a mayor gloria de sus dos protagonistas. Así nos lo venden y como tal se desarrolla. Dos auténticos monstruos de la pantalla frente a frente pero que con su personalidad fagocitan la de los roles que interpretan. En un lado, Lancaster olvidándose de dar tres dimensiones a su papel, no olvidemos el dramón familiar que vive al fin y al cabo, y en el otro, matizando demasiado las aristas de un Doc Hollyday que tiene un lado oscuro mucho más visible de lo que el aire de dandy pícaro y en el fondo simpático, de carta rápida y gatillo aún más, Kirk Douglas como el otro co-protagonista. Si bien la interacción de ambos y por tanto su interrelación (por no hablar de la gran química de los actores) es lo mejor de la cinta, lo bien balanceados que están los minutos en pantalla de cada uno y sobre todo la especie de simetría coja forzada por no poder (o querer) pintar a Hollyday como lo que es, un matón borracho y egoísta, envuelven a todo el metraje y a su excelente fotografía en el típico halo que se produce cuando el peso de los elementos del star-system puede con el guión. Brillo e impoluta suciedad.

DT2

Sin duda consciente de cuál debía ser su papel, John Sturges rueda con pulso acertado dicha colisión de neutrones haciéndose a un lado y dejando que los rostros llenen la pantalla como sólo ellos lo saben hacer, además de mostrar unos roles femeninos más fuertes de lo habitual y que, sin tener un protagonismo crucial, no suponen un mero acompañamiento de los masculinos y aumentan el cariz dramático aunque estando a gran distancia de los verdaderos protagonistas de la cinta. Por tanto, una revisión con más brillo pero menos calado y poso, satisfactoria de cualquier modo para el amante del western más visual que profundo.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook