VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Hysteria
Escrito por Barry Lyndon   
Lunes, 18 de Junio de 2012


Valoración espectadores: 5.50


Valoración de VaDeCine.es: 6.5

Título original: Hysteria
Nacionalidad: Reino Unido
Año: 2011 Duración: 100 min.
Dirección: Tanya Wexler
Guión: Stephen Dyer, Jonah Lisa Dyer
Fotografía: Sean Bobbitt
Música: Gast Waltzing
Intérpretes: Hugh Dancy (Mortiner), Maggie Gyllenhaal (Charlotte), Jonathan Pryce (Robert), Felicity Jones (Emily), Rupert Everett (Edmund) 

Página Web
Trailer

De cuando en cuando es necesario recordar que hasta hace tres siestas -y aún hoy en muchos lugares (vergonzoso e indignante)- el mundo ha reservado a las mujeres el rol de abnegada criatura doméstica y, por qué no decirlo, domesticada; en definitiva, de ciudadanas de tercera con poca voz y por supuesto ningún voto, literalmente. Referido a nuestra cultura occidental, y apenas un siglo atrás en aquella atmósfera de sumisión, todo comportamiento de desasosiego, subversión o nerviosismo femenino fue diagnosticado dentro de un infame cajón de sastre forrado de flemático disimulo: la enfermedad de la histeria, descrita de manera accesible como un “fuego uterino” que debía ser calmado, ¡o mutilado!, en pos de mantener la compostura establecida. Resulta revelador que la paparrucha fuese aceptada incluso por la inmensa mayoría de las mujeres de la época, las cuales, obviamente sólo en su versión más pudiente, acudían a clínicas especializadas en aliviar esta creciente fogosidad. Que su tratamiento médico fuese una masturbación disfrazada de sistemático masaje terapéutico es más que significativo. 


Impecablemente ambientada en el Londres de finales del siglo XIX, esta respetuosa y correcta cinta se aprovecha con ingenio del interesante aura de cambio que envolvía aquella sociedad victoriana a punto de estallar en modernidad. Desembarcan en escena los avances mecánicos y médicos, los ideales políticos y la revolución de la clase obrera, considerada por aquel entonces como la bestia de tiro de la nación. Por desgracia, el grave torrente discursivo no resulta fácil de desarrollar al ritmo que requiere cada línea argumental, y menos aún cuando la carga ha de moverse con el limitado motor de una comedia romántica al uso que ni siquiera añade aditivos a los combustibles propios del género: previsibilidad absoluta, luminosidad y esa sobada contienda de caracteres previa al florecimiento del amor entre sus premeditadamente adorables protagonistas, facultativo íntegro el chico; idealista y solidaria la heroína, ambos respectivamente interpretados por los cumplidores Hugh Dancy y Maggie Gyllenhaal.


Sorprende para bien el tacto y nada de empalago con el que se trata la omnipresente sexualidad que cabe esperar de una propuesta basada en la creación del primer consolador vibratorio. Entiendo un logro saber reflejar con ello la subyacente represión del momento histórico, aliviando convenientemente la tensión de vez en cuando con indispensables y medidos arrebatos dedicados a llamar las cosas por su nombre. El resultado es una obra ilustrativa, pizpireta y fácil de digerir que decide acercarse con un irregular aunque atractivo sentido del sarcasmo a las luchas y conquistas sociales del momento, pero que se olvida de la sutileza al componer los personajes y conflictos destinados a defender cada postura ideológica. Es el precio de ubicarse estrictamente en un género de potencia restringida que reclama demasiado metraje para el juego del amor: no queda tiempo para mucho más, ni tampoco puede espantarse al público aficionado con el rostro de la más puta realidad, y al decir esto deseo volver a protestar ante la de millones de personas en pleno siglo XXI.


Compartir
Comentarios (2)
  • Dialoguista

    Estoy de acuerdo con la nota que le das. No sé si tanto con lo bien que hablas de ella. La peli, se mira bien, visualmente es atractiva, no sé si graciosa pero si simpática. Y obvio, hay que entender que es una comedia. Pero a mi gusto se queda a mitad de camino, ni todo es sexual, ni nada lo es. Y allí no se ahonda mucho en ello, en las diferentes problemáticas que tenían las mujeres, se pincela un poco, pero no mucho más. Para mi este tema daba para un drama, bien armado, y que sirviera de excusa para ampliar el lugar de la mujer en aquella época. Pero si, si pensamos que es un comedia, cumple, sin ser una cosa del otro mundo.
    La prota, me encantó, ese personaje le da el toque (pequeño pero toque al fin) de drama a la peli.
    Saludos!!!

  • barry lyndon

    Como digo en el texto, amoldarse a las convenciones de una comedia romática limita las opciones y el tono dramático. Por supuesto que el marco donde se encuadra la película daba para bastante más, pero ésta ha sido la elección de su autora.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook