VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
The Yellow Sea
Escrito por Jazz Baker. Colaborador   
Martes, 22 de Mayo de 2012


Valoración espectadores: 8.33

The Yellow Sea (Na Hong-jin, 2010)

Valoración de VaDeCine.es: 9

The Yellow Sea (Na Hong-jin, 2010)Título original: Hwanghae
Nacionalidad: Corea del Sur
Año: 2010 Duración: 141 min.
Dirección: Na Hong-jin
Guión: Na Hong-jin
Fotografía: Lee Sung-je
Música: Jang Young-kyu, Lee Byung-hoon
Intérpretes: Ha Jung-woo (Gu-nam), Yun-seok Kim (Miung Jung-hak)

Trailer


No hay otros mundos, pero sí hay otros ojos. Es posible que todas las historias ya hayan sido narradas con mayor o menor fortuna a lo largo de la historia. Pese a ello, que no cunda el desánimo mientras contemos entre nuestros aliados con directores tan creativos y desafiantes como Na Hong-Jin, director de The yellow sea y, anteriormente, de The Chaser, su galardonada ópera prima.

El generoso metraje nos presenta con medida templanza la difícil y angustiosa vida de Gu-nam (Ha Jung-Woo), taxista en la hostil ciudad de Yanyi, ubicada entre Corea del Norte, China y Rusia.  Marido y padre, más pobre que las ratas, como la mayor parte de la población de esta zona olvidada por los derechos humanos y la cordura, lucha por un futuro más amable que alivie tanta penuria. Pero los sueños se estrellan violentamente contra el suelo y se ve debiendo una deuda impagable a la implacable mafia. El viento con olor a pescado, en un horizonte no muy lejano, balancea una soga a su nombre. Y él lo sabe.

Es en este minuto donde advertimos el tema fundamental de esta cinta, el marco latente que la rodea y le da cobijo y sustento: el instinto de supervivencia. Por imposible que parezca, siempre un paso al frente. Para seguir respirando, para poder pelear por su futuro anhelado, nuestro taxista acepta la oferta del capo Myun (Kim Yun-Seok). Saldará su deuda asesinando a un hombre del que sólo sabrá su nombre y una dirección.

alt

Tras el pacto el espectador es invitado a dejarse mecer por un guión que principia a crecer en espiral y a ramificarse profusamente hasta convertirse en un complejo juego de mentiras, traiciones, alianzas y peleas brutales que nos tiene agarrado del cuello hasta los créditos finales. Guión que aprieta pero no ahoga. Al contrario, enciende nuestra hoguera.

Esta joya oriental bebe sin complejos de aguas estadounidenses. Tras la globalización, las fronteras ya no son lo que eran. O quizás sea para compensar los préstamos de esta cultura ejercidos sin disimulo en estos últimos años por Scorsese o Tarantino, por ejemplo.

La cinta suma entre sus aciertos el ritmo siempre exacto para reflejar en pantalla cómo es la ciudad y sus habitantes, el hambre y la derrota, la vida regada en alcohol y los negocios turbios. También cómo rodar, sin utilizar la palabra a modo de muleta para apoyarse, la profunda soledad y la salvaje violencia. En el primer caso, duele. En el segundo, sin bromas ni elipsis, cuando el cuchillo o el hacha cortan, cortan. Y, cómo no, el regalo de uno de los villanos más carismáticos de los últimos años, Myun. Si se cruzasen con él, aunque fuese de día y rodeados de gente, no lo duden, den media vuelta y corran. Corran.

alt

Compartir
Comentarios (2)
  • barry lyndon

    Bienvenido Baker. Me gusta tu estilo.

  • ERROR HUMANO

    Un gran texto. Eres más que bienvenido a la redacción.
    Pd/ Mar Antiguo, verdad?

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook