Es estrafalaria, pero me ha gustado mucho, sobre todo a nivel técnico. Tiene alma. Y, no sé por qué, me identifico con esa visión tragicómica, casi mágica, de la vida. Puede que yo también tenga síndrome de Peter Pan.

Por cierto, verla doblada debe arruinarla por completo.