VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Cairo Time
Escrito por Barry Lyndon   
Martes, 17 de Abril de 2012


Valoración espectadores: 6.00


Valoración de VaDeCine.es: 6

Título original: Cairo Time
Nacionalidad: Canadá
Año: 2009 Duración: 88 min.
Dirección: Ruba Nadda
Guión: Ruba Nadda
Fotografía: Luc Montpellier
Música: Niall Byrne
Intérpretes: Patricia Clarkson (Juliette), Alexander Siddig (Tareq), Elena Anaya (Kathryn), Amina Annabi (Yasmeen), Tom McCamus (Mark)

Página Web
Trailer

De amores imposibles, o al menos muy difíciles, anda ya curtido el melancólico galán egipcio de la función, Tareq (Alexander Siddig), un educado ex-escolta de mirada triste e impecable percha. De rutina y soledad podría estar colmada la dama de nuestra historia, Juliette (Patricia Clarkson), inteligente periodista y paciente esposa de un diplomático en Medio Oriente que suele hallarse ausente entre llamadas telefónicas y obligaciones laborales. Cuando el enésimo conflicto retiene a su marido en Gaza, dejando plantada a ésta en una ciudad tan mágica como El Cairo, todo parece encajar en efecto, como una traviesa jugada del destino, completando las piezas imprescindibles de esas novelas románticas protagonizadas por el exótico cortejador de turno y una mujer occidental en un momento crítico de su vida; manidas narraciones de dudoso interés pero innegable gancho entre cierto público entradito en años, ávido de suspiros y teletransportación mental. Así, estamos ante la película que podemos imaginar, sin demasiado margen de sorpresa, aunque de mimado sabor agridulce, paciencia en su desarrollo, bonitas postales, sutil flirteo y refinado choque cultural, todo ello pilotado con correción por una interesante directora cuasi novel, Ruba Nadda, con el inestimable apoyo de dos intérpretes francamente inspirados en sus papeles.


El tono amable y la premeditada distancia con los grandes problemas del dúo principal, el sufrimiento pasado de Tareq y las dudas matrimoniales de Juliette, marcan las acotadas intenciones de la cinta, las cuales en principio no parecen ser otras que las de establecer un oasis para ambos (y para el espectador entregado) en un marco incomparable donde recordar pasiones y coqueteos que hace décadas no afloraban. Y quizás ahí debería haber quedado la historia, porque más allá de ello está el abismo. Y es que, ni sus estériles esfuerzos por enriquecer la trama con debates socio-políticos, ni la introducción de otros personajes funcionan lo más mínimo. Al contrario, tanto las secuencias en las que aparece la joven Kathryn (Elena Anaya), quien aparece sin ser llamada para dar un innecesario empujón a la curiosidad de Juliette y desaparece sin dejar huella, como aquéllas que intentan escarbar con un rastrillo en las dificultades sociales de Egipto quedan como un pegote, aparentemente insertadas para aderezar un galanteo que, aunque algo restringido como para aspirar a ser una notable película de amor, debería haberse acomodado exclusivamente a ello en vista de lo precariamente que se desenvuelve la autora lejos del relato sosegado y del "quiero, pero quizás ya es tarde”, tan propio del cine y la literatura sonrosadas para maduritos comprometidos que se preguntan si realmente el amor es para toda la vida.


Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook