VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El invitado
Escrito por Dr. Manhattan   
Miércoles, 15 de Febrero de 2012


Valoración espectadores: 5.00

El invitado (Daniel Espinosa, 2012)

Valoración de VaDeCine.es: 5

El invitado (Daniel Espinosa, 2012)Título original: Safe house
Nacionalidad: EE.UU.
Año: 2012 Duración: 115 min.
Dirección: Daniel Espinosa
Guión: David Guggenheim
Fotografía: Oliver Wood
Música: Ramin Djawadi
Intérpretes: Denzel Washington (Tobin Frost), Ryan Reynolds (Matt Weston), Brendan Gleeson (David Barlow), Robert Patrick (Daniel Kiefer), Sam Shepard (Harlan), Vera Farmiga (Catherine)

Página web
Trailer

Está claro que vivimos en una sociedad imperfecta. Sobre los gestores de la legalidad se cierne acechante la alargada sombra de la corrupción; jueces, políticos y demás entidades o corporaciones oficiales que supuestamente miran por la habitabilidad dentro de un mundo más justo han estado históricamente -y seguirán estando- en el ojo del huracán de un ciudadano de a pie cada vez más desconfiado. Si hace unas semanas Clint Eastwood nos introducía en los turbios orígenes del FBI de la mano de J. Edgar, ahora un director mucho menos conocido, el chileno Daniel Espinosa, nos habla en El invitado sobre algo bien conocido en el cine: el corrupto funcionamiento interno de la CIA, la gran agencia americana de espionaje.

El malo y el bueno. ¿Pero y el feo dónde para?

¿Y qué ocurre cuando un director poco conocido pero con ciertas aptitudes da el salto al gran mercado de Hollywood? Algo así como que le roban parte de su encanto; esa cláusula va implícita en el contrato, está más que demostrado y aquí es algo fácilmente constatable. Espinosa viene de realizar, en su anterior película (Dinero Fácil, ubicada en Suecia, su país de adopción), un más que correcto y bien cuajado thriller, parido a la manera europeísta, eso sí: no hay espectáculo inane, simplemente se quiere contar una historia y hacerlo sin que la pausa o el ir y venir de los personajes suponga obstáculo alguno en la narración. Todo lo contrario sucede en El invitado: se quiere contar una historia -sobre todo se quiere lanzar una crítica, aunque ésta finalmente resulte demasiado obvia-, pero lo más importante de la misma es quemar adecuadamente el presupuesto en suficientes balas, disparos y explosiones (en justa concordancia con el plantel de caras más reconocibles). Se le impide, así, desarrollar el posible discurso cinematográfico al director, por más que resuenen ecos de su virtuosidad detrás de las cámaras; la esencia está ahí, pero es mucho más difícil observarla toda vez envuelta en capas y más capas de una impositiva producción, que resulta en un lucimiento reiterativo e innecesario.  

Esa explicitud formal se transmite al relato, cuyo desarrollo trunca el apunte de un MacGuffin mínimo: nuestro protagonista, Matt Weston (Ryan Reynolds), es un trabajador de la CIA cansado de su aburrida rutina y a la espera de su gran oportunidad, que le viene dada cuando tiene que hacerse cargo del fugitivo y antiguo agente Tobin Frost (Denzel Washington), perseguido sin que sepamos muy bien por quién ni por qué (es un decir). Además, la relación entre los dos personajes nunca termina de cuajar, resulta poco creíble y falta de convicción hasta bien entrado el metraje, cuando debería erigirse como uno de los pilares de la narración. Obviamente una cinta así no puede quedar sin una masticada explicación, y eso es justamente lo que ocurre. El riesgo brilla por su ausencia, y eso es algo que mina la moral del espectador más avezado.

El malo malísimo. Pero sigo echando de menos al feo...

A pesar de todo, debemos entender El invitado como un film harto entretenido, que mantiene gran parte de su interés hasta el final gracias a su endiablado ritmo y que, sobre todo, enseña al mundo el nervio como planificador de brillantes escenas de acción que atesora Espinosa, quien no esconde su parentesco estilístico -y temático- con Paul Greengrass. Y es que la fronda de los árboles no debería impedir nuestra visión del caudaloso río que se arrastra por entre ellos.

Compartir
Comentarios (3)
  • satánico  - a ritmo de balazos

    Muy buena la introducción. Discrepo contigo en lo que sigue de que no conocemos la naturaleza del mcguffin. Creo que esa línea argumental está muy en consonancia con el fenómeno wikileaks (que se lo pregunten al recluta Manning que está pasándolas putas en una cárcel militar por alta traición) y lo que sigue me parece estupendo por esa comparación de la etapa autoral y la comercial.

  • Dr. Manhattan

    Amigo satánico,

    No es que desconozcamos la naturaleza del mcguffin, simplemente que, al principio, éste se puede intuir y la película resultaría infinitamente más interesante si al final no se explicitara. Entiendo por qué es así (está explicado en la crítica), pero eso empobrece el resultado final, no hay duda al respecto.

    Aún hoy, en el año 2012, se le tiene poco respecto al espectador. Claro, que otros aplaudirán... La historia de siempre (y luego nosotros para debatirla con una cañita, que es lo mejor de todo esto, qué duda cabe).

  • satánico  - he leído...

    He leído en el imágenes que el invitado está hecha por el mismo estudio que las de bourne y que al director le gustó esa idea, que fue lo que le decidió a ponerse en marcha con el proyecto.
    Dios Santo!!! han entrado tres tías buenas en mi casa reclamando mi esencia reproductiva satánica jaja (estoy como un mandril!!). Luego hablamos para quedar esta tarde. Si quieres que pongamos la que de Schumacher no hay problema, la vi hace mucho tiempo ya y no me importa repetirla.
    Felicidades por la web, cada vez que entro me gusta más.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook