Regulera. Con el piloto automático. Algún golpe con chispa, gags divertidos sobre el movimiento del huevo y el comportamiento propio de los gatos...una aventurilla agradable, pero muy justita en general.