VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El cuchillo en el agua
Escrito por Dr. Manhattan   
Domingo, 27 de Noviembre de 2011


Valoración espectadores: 8.00

El cuchillo en el agua (Roman Polanski, 1962)

Valoración de VaDeCine.es: 8


El cuchillo en el agua (Roman Polanski, 1962)Título original:
 Nóz W. Wodzie
Nacionalidad: Polonia
Año: 1962 Duración: 94 min.
Dirección: Roman Polanski
Guión: Roman Polanski y Jerzy Skolimowski
Fotografía: Jerzy Lipman
Música: Christopher Komeda
Intérpretes: Leon Niemczyk (Andrzej), Jolanta Umecka (Krystyna), Zygmunt Malanowicz (joven)



El debut cinematográfico de Roman Polanski es harto seductor. Podría interpretarse como un mero juego -liviano, juvenil, entretenido- llevado a cabo entre él mismo y los tres únicos actores que desfilan delante de la cámara, similar a los que practican los personajes que éstos dan vida en el interior del relato; y sin embargo, las implicaciones sociales y de envergadura moral que aquí se dan cita van mucho más allá de la mera apariencia estética, de la evidente belleza formal que riega los planos.

La eterna disputa del macho (ibérico o no)

En efecto, no parece Polanski sino uno realizador experimentado cuando observamos la pureza de ese blanco y negro que tonifica las imágenes que tan certeramente filma. Dada la limitación espacial en que se mueve (producto, seguramente, de la escasez económica del proyecto, que fuerza a su a vez a la imaginación a sacar lo mejor de sí), el realizador polaco sabe aprovechar cada toma para cercar con su cámara a los desvaídos personajes que se mueven en el interior del cuadro, y de esta manera realzar su indefensión y estimular su progresiva desnudez en el siempre interesante juego de la vida y de las relaciones personales que forzosamente han de establecerse, todo ello bajo los imprevisibles compases del genial jazz que acompaña agradablemente a las imágenes. Por aquí desfila y campa a sus anchas la perpetua competición varonil en pos de la conquista de la mujer, el bravío en su más indisimulada condición.

Cuando una pareja económicamente acomodada encuentra y recoge a un joven autoestopista y deciden llevarlo consigo a disfrutar de un placentero domingo en su embarcación particular, no aflora la faceta humanitaria que normalmente en dicho gesto se pudiese intuir, sino justo lo contrario: una desagradable sensación de superioridad clasista despojada de ayuda, casi un rapto con el objetivo de la humillación. Impresiones que se verán posteriormente confirmadas cuando la farsa de las agradables y lectivas conversaciones iniciales torne en rechazo y repulsión mutua entre los dos hombres, fruto de su enfrentamiento, tanto físico como psicológico, con la inquebrantable presencia de la atractiva mujer como telón de fondo. Por suerte, el tono empleado a lo largo de la narración es el del comedimiento, donde adquiere mucha más importancia la sugestión antes que la explicitud, que apenas hace acto de presencia. Es por ello que el film se debate en una muy interesante tierra de nadie entre el drama de análisis social y el thriller de situación, que gracias a la constante tensión subyacente logra enriquecer un relato que de otra manera quedaría huérfano de emoción.

Y mientras, ella campando a sus anchas

El cuchillo en el agua hace explícito su nombre cuando el joven protagonista pierde su objeto fetiche a manos de su arrogante competidor. Es el símil que sirve para indicar que aquél ha dejado de tener sentido en un mundo que no le pertenece, alejado de la libertad a la que él siempre ha estado habituado. Es, además, el elemento de tensión primordial en la cinta, un punto de amenaza real que en verdad resulta fútil, puesto que sólo posee sentido para el juego; un juego con un punto de peligrosidad adherido, pero juego al fin y al cabo. Sin duda, Polanski ponía sobre la mesa suficientes elementos escénicos de envergadura como para establecer los mimbres que le han llevado a ser uno de los directores de mayor prestigio internacional, capaz de abarcar distintos géneros y desenvolverse por los derroteros del cine comercial con solvencia, siempre rodeado de excelentes actores que han querido trabajar con él.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook