Una obra maestra kitsch. Mitica serie, imprescindible. Y, por cierto, inviable en otro formato que no sea el de serial televisivo.