A mí me ha gustado. No vuela a la altura de Los Siete Samurais, ni mucho menos, pero es más que satisfactoria a varios niveles. Además, comparto tu reflexión final (me hice las mismas preguntas). Esta película es disfrutable al 100% , aun para un espectador palomitero puro. Apenas va a caer en las salas de España, y mucha de la gente interesada en Miike la habrá visto en DVD, porque es de 2010; al estrenarse tarde es lo que hay. Luego se dirá que no funciona comercialmente en las salas elegidas... Ahora bien, es ésta una de esas cintas que merece ser vista en pantalla gigante. Un espectáculo. Ahhh y mejor en V.O.S, como todo el cine japonés.