VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El color púrpura
Escrito por Error Humano   
Viernes, 29 de Julio de 2011


Valoración espectadores: 7.00

El Color Púrpura (Steven Spielberg, 1985)

Valoración de VaDeCine.es: 7

El Color Púrpura (Steven Spielberg, 1985)Título original: The Color Purple
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 1985 Duración: 147 min.
Dirección: Steven Spielberg
Guión: Menno Meyjes (novela: Alice Walker)
Fotografía: Fotografía
Música: Quincy Jones
Intérpretes: Danny Glover (Albert), Whoopi Goldberg (Celie), Margaret Avery (Shug Avery), Oprah Winfrey (Sofia), Willard Pugh (Harpo), Akosua Busia (Nettie), Desreta Jackson (joven Celie), Laurence Fishburne (Swain), Rae Dawn Chong (Squeak)
Trailer


“Eres negra, eres pobre, eres fea, eres mujer… no eres ná de ná” escupe lleno de rabia y en sintético ejercicio Danny Glover a su propia esposa de ley, criada de facto. Valga una línea de diálogo para desenmarañar buena parte del ambicioso retrato histórico acometido por Alice Walker en su epistolar novela El color púrpura, eficaz fotografía en sepia del Sur de Norteamérica durante las primeras décadas del siglo XX a través de la piel de su desafortunada protagonista, Celie Harris, desgraciada poseedora de toda cualidad que pudiera dificultar la vida por aquellos tiempos, en esas latitudes.

Porque Celie (una prodigiosamente contenida Whoopi Goldberg) ciertamente es víctima de su propia genética y del momento que le tocó vivir; pero también de su condición de paria, sintomáticamente reforzada por la falta de alfabetización inherente a su escalafón social. Sólo así se explica que ella misma, sufridora pasiva, justifique, colmada de sumisión, el maltrato como modo educacional para con una mujer. Una resignación que se extiende a su idea de la existencia terrenal como valle de lágrimas previo a un edén eterno que aguarda al paciente, al manso; doctrina teológica que tampoco ayudará a Celie a aceptar su latente lesbianismo, tan subterráneo y acongojado que apenas sí asoma.

Pero esta medrosa y aberrante postura ideológica, la del animal molido a palos a quien ya en la infancia arrebataron la sonrisa, puede, debe, terminar para Celie. Y lo hará por la reacción que surge del otro lado del espejo, por la comparación dispar con otras, valientes, mujeres de su entorno; complementos para la caleidoscópica novela. Su hermana, de quien aprender el valor de la lectura. La amante de su marido, paradigma de la liberación femenina. Decididamente diferentes, supervivientes a la adversidad, dueñas de su sino.

Whoopi espera a Don Histrión

Alejado mil pasos de su cine y temáticas habituales por aquel entonces, Steven Spielberg adaptó tamaño melodrama en busca del reconocimiento como concepto global. Alcanzado -adjetivo aquí palmariamente escaso- el favor del público, el siguiente escalón debía ser el aplauso unánime de la crítica, la demostración camaleónica y, ya puestos, la admiración de la comunidad negra de la mano de una Oprah Winfrey (intérprete de una absoluta luchadora para la ocasión) tremendamente influyente -en el 85 y aún ahora- en la sociedad norteamericana y plenamente identificada con los valores presentes en el film: superación, feminismo, derechos civiles, literatura…

Así, en busca del gran melodrama afroamericano de época, Spielberg, imperfecto aún en estas lides, peca de exceso, mostrándose incapaz de la concreción necesaria para atar tan numerosos cabos o, cuando menos, dubitativo en la separación del grano y la paja, algo imprescindible para huir de la estabulada sensación de novela filmada, frecuente en este tipo de retratos generacionales tan tremendamente profusos. Sea como fuere, y dando por descontado la perenne pericia técnica e ingenio cinematográfico de toda obra del director estadounidense, en esta declaración de futuras intenciones titulada El color púrpura, Steven Spielberg ya demostró unas virtudes para la tragedia que, fiel a su áurica condición, terminaría por pulir en maravillas como La lista de Schindler, a todas luces nirvana fílmico de lo aquí pretendido.

  

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook