VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El diablo sobre ruedas
Escrito por Dr. Manhattan   
Domingo, 17 de Julio de 2011


Valoración espectadores: 7.50

El diablo sobre ruedas (1971, Steven Spielberg)

Valoración de VaDeCine.es: 8

El diablo sobre ruedas (1971, Steven Spielberg)Título original: Duel
Nacionalidad: EE.UU.
Año: 1971 Duración: 91 min.
Dirección: Steven Spielberg
Guión: Richard Matheson
Fotografía: Jack Marta
Música: Billy Goldenberg
Intérpretes: Dennis Weaver (David Mann), Eddie Firestone (propietario café), Gene Dynarski (hombre en la cafetería),  Tim Herbert (hombre en la gasolinera) 

Trailer


Quizás el hecho de que el estudio le pidiera a Steven Spielberg un montaje extendido de su film Duel -ideado y creado para la televisión- para que así pudiera dar el gran salto y se estrenara en cines comerciales de todo el mundo, sea sintomático de lo que después ocurriría con toda la carrera del famoso realizador. Una explosión meteórica que no ha dejado de crecer con el paso de los años, hasta situarle casi con total seguridad en la posición más privilegiada (en la comprometida relación artístico-comercial) del sistema cinematográfico mundial, conociéndosele por el sobrenombre de “Rey Midas de Hollywood”.

El monstruo implacable y veloz

Su primer film, pues, viene a demostrar la grandeza de su talento. Un genio que se adivina perfectamente en cada una de las secuencias que componen El diablo sobre ruedas, título español que como, casi siempre, viene a estropear la elegante significación del original en pos de una falsa explicitación temática. Sin un gran argumento a su favor, con la simple idea de una persecución mortal que un camión realiza sobre un ciudadano de a pie que viaja en su coche a través de las desérticas carreteras americanas (el guión es obra del gran escritor de ciencia-ficción Richard Matheson, quien adapta al cine su propio relato, en un mecanismo de abstracción máxima de la historia), un joven Spielberg da toda una lección de puesta en escena, a pesar de contar con un escaso presupuesto. Se puede decir que la suya fue una lucha por la supervivencia inusitada y desafiante, como la que tiene que afrontar su noble personaje; el único lugar y momento posibles donde desplegar todo el potencial que posee. De ahí que el valor de la victoria sea aún más enfático, más enloquecido, menos racional.

Teniendo presentes algunos fallos evidentes que todo principiante posee, existe todo un muestrario de buen cine detrás de las cámaras de esta película, fruto de la pasión desmedida que el director profesa hacia el medio y que se palpa en cada secuencia, en cada plano que ejecuta. Desde la misma concepción del camión como un gran monstruo cuyo rostro no viene dado por el del conductor (que en ningún momento se nos muestra) sino mediante el subrayado de las formas aterradoras de un armatoste viejo y sucio, confiriéndole así un claro aspecto amenazador; pasando por la sensación de violencia contenida que se observa en el protagonista, siempre a punto de explotar, instaurado en el miedo que se transforma en tensión cuando traspasa nuestras pantallas; hasta la elección de un filtro formal austero, comedido en sobresaltos y que acentúa la acción en las distancias cortas, todo suma para allanar el espacio fílmico que Spielberg se encarga de transitar mediante una inteligente y cuidada planificación, que redunda en un manejo de la cámara verdaderamente dinámico.

La muerte, siempre en la coronilla

Duel es mucho más que la primera película de Spielberg, es la temprana constatación de un talento cinematográfico que se perfeccionaría con el tiempo, despojado además de la componente más comercial que posteriormente se convertiría en una de sus marcas de fábrica, por lo que al verla disponemos de la nada desdeñable posibilidad de penetrar en la esencia de su cine.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook