VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El imperio del Sol
Escrito por Barry Lyndon   
Viernes, 22 de Julio de 2011


Valoración espectadores: 7.50

El imperio del Sol (Steven Spielberg, 1987)

Valoración de VaDeCine.es: 8

El imperio del Sol (Steven Spielberg, 1987)Título original: Empire of the Sun
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 1987 Duración: 145 min.
Dirección: Steven Spielberg
Guión: Tom Stoppard (Autobiografía: J.G. Ballard)
Fotografía: Allen Daviau
Música: John Williams
Intérpretes: Christian Bale (J.G. Ballard), John Malkovich (Basie), Joe Pantoliano (Frank)


Trailer


Batallando consigo mismo entre el 'Spielberg revienta taquillas' y el autor comprometido, el llamado Rey Midas de Hollywood ha soportado la incomprensible calificación de fracaso en referencia a algunos de sus proyectos más personales. Uno de los más sonados e injustos fue la cinta que nos ocupa, El Imperio del Sol, lírica meditación sobre la guerra a la que el público y la Academia responderían con cierta frialdad. Con ella, el talentoso director reflexiona sobre una de sus temáticas preferidas, la II Guerra Mundial, exponiendo el conflicto desde la sesgada perspectiva de un niño abandonado a su suerte en un campo de concentración en Shangai. La autobiografía de J.G. Ballard serviría de referencia para levantar este conmovedor drama de supervivencia extraordinariamente dotado de un halo de tragedia sólo a la altura de los más grandes realizadores. Así, desde la magnífica dirección artística hasta su lograda fotografía, el acabado técnico de la obra consigue sumergirnos en una atmósfera bélica que termina desembocando en un delirio místico fundamentado en la rápida maduración de un chaval obligado por las crudas circunstancias.

El señorito Bruce Wayne, digo J.G. Ballard

El papel de protagonista absoluto sería para Christian Bale, cayendo sobre sus jóvenes hombros gran parte del peso de la película. Bien sobrado de talento desde temprana edad, éste asume la responsabilidad con entusiasmo, quizás demasiado en ciertas escenas algo sobreactuadas, pero demostrando en definitiva las grandes dotes que el actor galés sin duda posee. A su eficaz aportación sumamos la de un creíble John Malkovich como astuto personaje de capital influencia en la vida del niño. Pero, más allá de cualquier logro interpretativo, la sobresaliente realización de Steven Spielberg vuelve a volar, literalmente, muy por encima del conjunto, viéndose ésta potenciada por el emocionante auxilio musical del grandísimo John Williams.


Intentando diseccionar los porqués de su tibia acogida, observo una película ciertamente presentada con mucha pausa, quizás con demasiada templanza ante la melancolía de su triste propuesta. Asimismo, no podemos negar que la cinta se muestra irregular, circunstancia que en realidad se hace patente por lo extremadamente pronunciado de sus cimas, que no por verdadero decaimiento en sus teóricos valles. No obstante, sería injusto quedarnos con ese calificativo teniendo presente que Spielberg firma aquí algunas secuencias verdaderamente magistrales -de ésas que devuelven el precio de una entrada-, lo cual hace difícil que el nivel sea sostenido durante el completo de un metraje que sí entendemos reducible. Puede que algo más de concreción hubiese redondeado el acabado sin llegar a capar sus grandes ambiciones filosóficas. En cualquier caso, es preciso concluir afirmando que nos encontramos ante un trabajo artísticamente deslumbrante, repleto de magníficos simbolismos, al que sólo el tiempo pondrá en el lugar de honor que merece. Seguro que hoy en día, y con la perspectiva de una carrera plagada de éxitos, el propio cineasta entiende mejor que nadie que aquello de la obras menores es algo de lo más relativo. 

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook