VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Blackthorn, sin destino
Escrito por Barry Lyndon   
Miércoles, 06 de Julio de 2011


Valoración espectadores: 7.67

Blackthorn (Mateo Gil, 2011)

Valoración de VaDeCine.es: 7.8

Blackthorn (Mateo Gil, 2011)Título original: Blackthorn
Nacionalidad: España
Año: 2011 Duración: 98 min.
Dirección: Mateo Gil
Guión: Miguel Barros
Fotografía: Juan Ruiz Anchía
Música: Lucio Godoy
Intérpretes: Sam Shepard (Blackthorn), Eduardo Noriega (Eduardo), Stephen Rea (Mackinley), Magaly Solier (Yana)


Trailer


Las conexiones entre Blackthorn y También la lluvia (Icíar Bollaín, 2010) no se quedan en su localización, en Bolivia, o en la breve aparición de Luis Aduviri, hermano menor de Juan Carlos. Para mayor complejidad de este western con aroma a clásico, el último trabajo de Mateo Gil comparte con la notable cinta de Bollaín un potente alegato sobre la causa indígena, además de introducir otro personaje que muta de moderno conquistador a héroe asqueado ante el incesante expolio sufrido por el pueblo del altiplano. Por supuesto que no es novedad que el western se preocupe por los indios; pero sí resulta interesante esta fusión del género con el sur del continente americano, habitual material para ficciones sobre la colonización española. Puede que las intenciones primordiales de la película no sean, como en aquélla, esta reivindicación contra el abuso extranjero. No obstante, dada la especial habilidad que tenemos para mirar hacia otro lado, me agrada comprobar cómo géneros aparte del cine social son capaces de recordarnos las injusticias que estas gentes llevan soportando desde los tiempos de Cristóbal Colón.

Blackthorn le tira a los palomos

La atractiva combinación llega de la mano de la auténtica historia de Butch Cassidy, célebre forajido estadounidense huido a Sudamérica, de quien no quedaron claras las circunstancias de su incierta muerte en Bolivia. A partir de estas dudas, la cinta de Gil fabula sobre su posible supervivencia hasta una tranquila madurez sólo alterada por los hechos imaginados por el eficaz guión de Miguel Barros. No es la primera vez que la vida de Cassidy inspira al cine; por citar la más conocida, Dos hombres y un destino (George Roy Hill, 1969) fue construida sobre sus aventuras junto a Sundance Kid, con Paul Newman y Robert Redford como figuras. En esta ocasión el veterano Sam Shepard presta talento y arrugas a un personaje solitario utilizado como vehículo para reflexionar sobre la vejez y las distintas formas de entender la amistad, amén de completar el dibujo de este pistolero de leyenda, uno más a sumar a la larga lista de mitos de un cine fundamentalmente sostenido por los yankees. Y es aquí donde llama especialmente la atención que una cinta española sea capaz en estos tiempos de codearse con los grandes westerns de siempre con todas las de la ley, curiosamente alejándose del spaghetti hasta abrazar los códigos más tradicionales del género.

El Salar, hoy llamado Reyno de Lavarra

Mateo Gil demuestra saber cómo moverse. A lomos de una cinefilia palpable, el director canario rueda con lírica y solvencia -que no maestría aún-, sacando partido fotográfico a los bellísimos parajes y, sobre todo, conservando un espíritu y estética familiares acerca de un Salvaje Oeste aquí mudado a un sur no menos brutal. Mantiene constantes como las extensas llanuras, imponentes montañas y tragos de whisky como remedio contra el abrasador desierto. No faltan personajes contradictorios ni potentes secuencias de acción, luciendo su pasión por los tipos duros y por una bronca violencia que nos remite al western crepuscular nostálgico de los 70. Quizás se eche de menos una mayor credibilidad en la historia, y puede que se eche de más cierto abuso en las preciosas aunque repetitivas postales con nuestros protagonistas a galope. Tampoco parecen entonados los discutibles flashbacks infiltrados en la trama. Sin embargo, son tantos los atinos que apenas atendemos a estas pequeños rémoras. Ciertamente, nos hallamos ante un proyecto muy completo. Ni siquiera Eduardo Noriega es ajeno a la corrección general, agradando también la delicada aportación de Magaly Solier. Si a todas sus virtudes cinematográficas sumamos el loable discurso de apoyo a los indígenas, estamos hablando de uno de los trabajos nacionales del año. No lo duden, es ésta una de las películas que devuelven el precio de la entrada con creces. Sólo las maravillosas secuencias filmadas en el Salar de Uyuni ya la hacen digna de ser disfrutada en pantalla gigante; algo de lo que no todas pueden presumir.


Compartir
Comentarios (8)
  • Ramón Parra

    Peliculón. Western de verdad. Otro tema: sorprende mucho que apenas de hable de la causa indígena en otras críticas. Hay que tener paciencia para que estalle, pero el tema está latente durante toda la película a poco que se preste atención. Será eso que dice aquí sobre mirar a otro lado. A esta gente la llevan puteando dsde el Descubrimiento. Sus recursos, tierras, minerales,..¡el agua! Les cuesta salir del pozo..poco a poco recuperan sus derechos, pero es difícil de verdad.

    salu2

  • barry lyndon

    Eso es! me he dado cuenta de lo mismo...pero vamos, la cosa está bastante clara.

  • Mr. Sandman

    Me ha dado ganas hasta de ir a verla...porque lo de "Nadie conoce a nadie", de juzhado de guardia...esas pistolas!

  • barry lyndon

    Queda claro que te la recomiendo. Es una película notable. Tiene planos muy chulos. Ya veremos si la tienen en cuenta en los Goyas y tal... a mí me ha sorprendido gratamente. Me gusta que los españoles toquemos los máximos palos posibles. Sobre Nadie conoce a nadie recuerdo poco, básicamente que me estaba pareciendo un truño.

  • Sr.Bean

    Había leído un par de críticas por otros lares y me habían dado ganas de verla, con la tuya Barry, me he terminado de decidir.

    Me encanta el género y posiblemente el último gran Western que he visto fue Open Range.

    Por otro lado, lo que parece ser una de las mejores apuestas del cine español para este año, es curioso ver la promoción y repercusión que ha tenido en los medios generalistas...

    Un saludo.

  • barry lyndon

    Aquí espero tu opinión si te animas definitivamente a verla. Es una peli muy lograda pese a ser relativamente modesta en cuanto a presupuesto. Creo que con el trailer te puedes hacer una idea del pelaje. Espero que te guste como a mí.

  • José García Martinez  - Interesante y entretenido homenaje al western

    En la memoria de cualquier cinéfilo aficionado al western, siempre queda la imagen de una polvareda de fondo en el horizonte, es el grupo de jinetes, que se está acercando para capturar al fugitivo.

    Interesante y entretenido homenaje al western crepuscular, ambientado en Bolivia, e inspirado en la leyenda del forajido Butch Cassidy, aquí magníficamente interpretado por Sam Shepard.

    El personaje de Butch Cassidy, se nos presenta ya maduro, viejo y cansado, pero recuerda los valores de amistad, camaradería y romanticismo por los que se regían en su época de forajido. Ahora se siente solo, y lo único que quiere es regresar a su país para conocer a la única persona que le une a sus viejos tiempos.

    Con un guión bastante sólido, una cuidada fotografía, logradas localizaciones, unas aceptables interpretaciones, este largometraje supone un atrevido proyecto, puesto que el género del western nos pilla muy lejos, para el panorama del cine español actual, demostrando que se puede ofrecer un producto comercial y de calidad.

  • barry lyndon

    Me alegra leer que te ha agradado José, aunque el público creo no ha respondido demasiado en taquilla. Gracias por pasar y dejarnos tus opiniones.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook