VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Micmacs
Escrito por Dr. Manhattan   
Viernes, 24 de Junio de 2011


Valoración espectadores: 4.33

Micmacs (Jean-Pierre Jeunet, 2009)

Valoración de VaDeCine.es: 4

Micmacs (Jean-Pierre Jeunet, 2009)Título original: Micmacs à tire-larigot
Nacionalidad: Francia
Año: 2009 Duración: 105 min.
Dirección: Jean-Pierre Jeunet
Guión: Jean-Pierre Jeunet, Guillaume Laurant
Fotografía: Tetsuo Nagata
Música: Raphael Bëau
Intérpretes: Dany Boon (Bazil), André Dussollier (Nicolas), Nicolas Marié (François), Jean-Pierre Marielle (Talego), Yolande Moreau (Mamá Pan), Dominique Pinon (Chasquido)

Página web
Trailer

El retraso general en llegar a las salas que ha sufrido Micmacs (dos años con respecto a su año de producción, en nuestro caso), da una pista acerca de la idiosincrasia de la última película de Jean-Pierre Jeunet. A pesar del reconocible sello que imprime el director francés a sus cintas, harto imaginativo, vivaz y divertido, sin duda uno de los estilos más llamativos del pananorama cinematográfico actual, ha costado vender su última propuesta entre el gran público, quizás por el miedo al atragantamiento (¿incluso cansancio?) de éste ante semejante bombardeo cómico-visual; un ente demasiado extraño para sus adocenadas costumbres.

Bazil, el desafortunado protagonista

No cabe duda de que Jeunet es un gran creador de imágenes; bebe directamente del cómic europeo, toma otro poco del slapstick americano, aporta una imaginación desbordante transformándola en una fábula exagerada, de raíz circense y caudal mágico, imprime una fotografía de cariz irreal para apoyar esa sensación, y el cóctel resultante, apropiadamente montado conforme al trepidante ritmo al que su nervio narrativo le impele, resulta en una explosión de barroquismo visual desbordante. Sin embargo eso ya lo habíamos visto a lo largo de su carrera, sobre todo en Delicatessen y su triunfal Amelie, con una mayor gracia y algo más de poso en el relato.

Micmacs, por tanto, apenas sorprende más allá de sus primeros compases, a pesar de su innegable frescura (sobre todo si la comparamos con el resto de cintas a estreno). Y eso que está repleta de pequeños grandes momentos, de breves apuntes de genialidad, casi siempre de vertiente cómica, que nos harán simpatizar -más que reír- con los destartalados personajes que pueblan el film. No obstante, su mayor problema es la sensación más que palpable de su falta de seriedad, manifiesta por la incapacidad de su realizador para retener toda su imaginería dentro de un conjunto mínimamente enlazado. Su tendencia al montaje ultracorto, que da como resultado la presentación de numerosas secuencias de muy diferente sentido en un margen escaso de minutos, es una buena muestra de ello, ya que dispersa la importancia narrativa que cada una de las mismas pudiera tener. Y su decisión de introducir en la historia un mensaje de crítica política en relación a la industria armamentística francesa, no sólo no ayuda a reforzar el tono de la misma, sino que hace más palpable la debilidad de su construcción, situándola en los límites de la obviedad más ridícula.

El peculiar grupo de desheredados vengativos

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook