VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El Castor
Escrito por Agente Cooper   
Miércoles, 08 de Junio de 2011


Valoración espectadores: 7.00

El Castor (Jodie Foster, 2011)

Valoración de VaDeCine.es: 7

El Castor (Jodie Foster, 2011)Título original: The Beaver
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 2011 Duración: 91 min
Dirección: Jodie Foster
Guión: Kyle Killen
Fotografía: Hagen Bogdanski
Música: Marcelo Zarvos
Intérpretes: Mel Gibson (Walter Black), Jodie Foster (Meredith Black), Anton Yelchin (Porter), Jennifer Lawrence (Norah), Riley Thomas Stewart (Henry)
Página web
Trailer


Jodie Foster ya trató el tema de los traumas familiares derivados de disfunciones relativas a la cabeza en El Pequeño Tate, su apreciable ópera prima del año 1991. Allí era un niño superdotado el que trastocaba su ecosistema familiar, difícilmente capaz de digerir la situación. Tras 16 años sin ponerse tras las cámaras, en El Castor, su tercera película como directora, es un padre de familia deprimido (Mel Gibson) quien ejerce de agujero negro y succiona la vitalidad de quienes sufren con su estado, en casa y en el trabajo. Y como en aquel lejano debut, esta película también acaba por desbarrar por el lado sentimental, dando como resultado una cinta difícil de catalogar y bastante desigual: buen planteamiento, curioso desarrollo, clásica puesta en escena y timorata conclusión.

Debe resultar complicado acercarse a la depresión como espectador. Yo, sinceramente, jamás la he experimentado a mi alrededor. En todo caso, creo que Gibson resulta de lo más creíble en su descenso tragicómico a los infiernos del Yo en el comienzo de la cinta, y más aún durante el tramo de la doble personalidad, cuando tan surrealista interlocutor, una marioneta en la que proyectar la personalidad deseada, las ansias por salir del agujero, se convierte en el protagonista de la velada y acaba vampirizando al sujeto original.

alt

Pero no se equivoquen, El Castor no juega en primera. Por muy grande que sea el elogio, el estilo no es lo único memorable de las películas del triunvirato Jonze-Gondry-Kaufman. En ellas hay mucho más allá de la aproximación estéticamente lúcida. Olvidate de Mí o Cómo Ser John Malkovic esconden una complejidad que esta cinta, en mi opinión, no tiene, sobre todo desde el momento en que Foster desvirtúa el encomiable esfuerzo de su protagonista. Sin ganas de meterse en líos, de arriesgar, pronto desarrolla una segunda vertiente argumental fácil de digerir, enfocada en el hijo mayor del protagonista (Anton Yelchin). Reflejado en su padre y temeroso del futuro que ello puede conllevar, éste entablará una relación con una animadora del instituto (Jennifer Lawrence) que resulta esconder traumas semejantes al suyo. Nos aproximamos entonces al peligroso territorio del romance juvenil.

De este modo, entre unas cosas y otras opta la directora por los apacibles caminos de la redención afectiva. Su recurso del amor como “valor” para la recuperación, para volver al camino, explicitado en un discurso positivista con aroma de telefilme al final del metraje, no mezcla con el despliegue de Gibson, empeñado hasta entonces, a pesar de haber perdido algo de foco, en dejar destellos para el recuerdo con su dual personaje.

alt

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook