VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El monstruo de tiempos remotos
Escrito por Mr. Sandman   
Domingo, 13 de Marzo de 2011


Valoración espectadores: 8.00

El monstruo de tiempos remotos (Eugene Lourie, 1953)

Valoración de VaDeCine.es: 6

El monstruo de tiempos remotos (Eugene Lourie, 1953)Título original: The beast from 20.000 fathoms
Nacionalidad: EE.UU.
Año: 1953 Duración: 80 min.
Dirección: Eugene Lourie
Guión: Fred Freiberger, Eugene Lourie, Lou Morheim, Robert Smith (Historia: Ray Bradbury)
Fotografía: John L. Russell
Música: David Buttolph
Intérpretes: Paul Hubschmid (profesor Tom Nesbitt), Paula Raymond (Lee Hunter), Cecil Kellaway (profesor Thurgood Elson), Kenneth Tobey (Jack Evans)

  Trailer


El género de las monster-movies, películas con monstruos, nació allá por 1933 con la primera versión de King Kong. Ya en El mundo perdido (1925) habían aparecido grandes saurios que habían dado mucho juego, pero no fue hasta la primera aparición del gorila gigante en pantalla cuando el monstruo se convirtió en el verdadero protagonista de la función. En aquélla, además, la carga romántica y de mensaje hacían una obra maestra de un tipo de película que en la mayoría de los casos ha degenerado en una orgía de destrucción sin demasiado sentido, con algunas gloriosas excepciones, como por ejemplo Tiburón o Alien.

El monstruo de tiempos remotos fue una de las primeras en subirse al carro del gran Rey Kong (y de paso al de poner un nombre conocido en los créditos, en este caso Ray Bradbury, una de cuyas historias “inspira” el guión), el cual había vuelto de nuevo a las pantallas poco antes del estreno de ésta, y dio el pistoletazo de salida (junto a alguna otra) a un subgénero que se centraba en bichos surgidos debido a la locura nuclear, en el cual comenzaría a reinar Godzilla tan solo un año después (1954). Por tanto, y aunque el argumento y desarrollo pueden parecer poca cosa vistos en el siglo XXI, tienen un valor que hay que saber extraer.

Una imagen del monstruo

Primero, el testimonio que deja acerca de los miedos de la Humanidad por aquellos años. La guerra fría y las pruebas nucleares hacían temer lo peor para todo el Planeta y como suele ser habitual, eso se reflejaba en las producciones de Hollywood. Irónicamente, el mensaje de alerta procedía del único país que había usado la fuerza del núcleo atómico para fines militares. Segundo, los espectaculares efectos especiales que se marca el señor Harryhausen (quién si no) a la hora de animar la criatura y sus destrozos. Tercero, el subrayado de la línea argumental típica de estas películas, esto es, criatura creada/liberada por el hombre escapa a su control y debe ser destruída. ¿La culpa es de la propia criatura, o más bien del ser humano? Moraleja de garrafón a estas alturas, pero con cierto calado por entonces. Por supuesto, nada que Frankestein, el ya nombrado simio o qué se yo, Plauto, no hubieran contado antes, pero aquí aún con cierta frescura cinematográfica.


Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook