VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Soy un cyborg
Escrito por T. Ripley. Colaborador   
Lunes, 18 de Agosto de 2008


Valoración espectadores: 5.33

Soy un Cyborg (Park Chan-Wook, 2006)

Valoración de VaDeCine.es: 7,5

Cartel de Soy un cyborgTítulo original: Saibogujiman kwenchana
Nacionalidad: Corea del Sur
Año: 2006 Duración: 105 min.
Dirección: Park Chan-wook
Guión: Jeong Seo-Gyeong, Park Chan-wook
Fotografía: Jeong-hun Jeong
Música: Jo Yeong-wook
Intérpretes: Su-jeong Lim (Cha Young-goon), Rain (Park Il-sun)

Trailer



Por fin ha llegado a nuestras pantallas lo último de Park Chan-wook, una noticia ansiosamente esperada para los devotos de este director. Para empezar, hay que advertir a todos los que quieran ver un festival de violencia, explícita o sugerida, y/o una apología del héroe solitario buscando venganza, que van a llevarse una gran decepción, ya que la esperanza y la necesidad de relacionarse con el otro es el leitmotiv de esta película. Es cierto que también hay varias escenas violentas, pero en esta ocasión no son más que las alucinadas ensoñaciones de la joven protagonista, que cree ser un cyborg que sólo se alimenta de pilas y que tiene una extraña labor humanitaria que cumplir.

Dos son los protagonistas de esta película: la mencionada joven, una solitaria muchacha criada por una abuela con graves problemas psiquiátricos, que no es capaz de relacionarse con los demás y que no sabe cuál es el objetivo de su vida (¿quién no se ha preguntado alguna vez “qué coño se supone que tengo que hacer con mi vida”?), y un muchacho que se cree capaz de robar los sentimientos de otras personas. Ambos se conocen cuando ella es ingresada en un sanatorio. Mientras la historia de la chica es un tanto dispersa y no termina de dejar claro el por qué de su dolencia, la del chico es mucho más simple y directa: un joven inteligente y con toda una próspera vida por delante, se siente tan vacío que cree que va a desaparecer, por lo que comienza a robar las cosas de los demás, como medio para “llenar” su vida, hasta el punto de llegar a robar incluso sus sentimientos. Una metáfora, en definitiva, de la soledad y el vacío existencial en la que se encuentra inmerso el hombre (y la mujer) actual. Pero cuando ambos protagonistas se conocen, y gracias al amor que ella es capaz de despertar en él, consiguen que sus dolencias remitan, alcanzando así la felicidad. Siempre es agradable recibir un mensaje así después de ver todos los días las noticias que salen en el telediario, ¿verdad?


Fotograma de Soy un cyborg


Por otro lado, un aspecto que hay que tratar siempre que se habla de Park Chan-wook es de la calidad artística de sus películas. Soy un Cyborg, no está al nivel de obras como Old Boy o Sympathy for Lady Vengeance, si bien tanto la fotografía, como la dirección artística y la banda sonora siguen manteniendo el listón muy alto. Aún así, el film posee momentos dignos de recordar, como las caretas del protagonista en las que capta el sentimiento robado a otro compañero, las escenas en las que ella cree convertirse en un cyborg y las hilarantes alucinaciones de los enfermos del sanatorio, como la de la obesa que se cree capaz de volar haciendo frotar unos calcetines… En relación al guión, aunque puede llegar a resultar un tanto confuso, y en algunos momentos tedioso, hay que destacar la originalidad de la historia y la habilidad de entrelazar las diferentes patologías de los enfermos en la trama, a medida que el protagonista hace uso de los diferentes sentimientos que va robando para ayudar a su amada a superar su dolencia.

Quizá la idea que se guarde de la película, una vez pasado un tiempo, sea que lo importante no es saber cuál es el objetivo de tu vida, sino estar bien acompañado durante el trayecto: siempre su pueden superar los problemas si tienes al lado a alguien que te ayuda y te quiere incondicionalmente. Puede parecer una idea un tanto ñoña (jamás me creí capaz de utilizar la palabra “ñoña” con tanta ligereza), pero es un problema eso de que el ser humando sea sociable por naturaleza… ¿no? Se trata, en definitiva, de una historia no apta para humanos con los pies demasiado arraigados al suelo, pero sí lo es para aquellos que creen que, en ocasiones, es necesario seguir soñando despierto para continuar levantándose cada mañana.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook