VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Surgió del fondo del mar
Escrito por Error Humano   
Domingo, 13 de Marzo de 2011


Valoración espectadores: 6.00

Surgió del fondo del mar (Robert Gordon, 1955)

Valoración de VaDeCine.es: 6

Surgió del fondo del mar (Robert Gordon, 1955)Título original: It Came from Beneath the Sea
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 1955 Duración: 79 min.
Dirección: Robert Gordon
Guión: George Worthing Yates, Hal Smith
Fotografía: Henry Freulich
Música: Mischa Bakaleinikoff
Intérpretes: Kenneth Tobey (Comandante Pete Mathews), Faith Domergue (Profesora Lesley Joyce), Donald Curtis (Dr. John Carter)

Trailer


No. No surgió del fondo del mar, sino de lo más profundo de la conciencia colectiva de los años en que fue parido este largometraje. Signo de sus tiempos -los vividos tras la Segunda Guerra Mundial-, la cinta alberga en sí el temor social subyacente a la amenaza científico-armamentística y, sin embargo, cierta fascinación por el catastrofismo, germen de un cine encandilado con la destrucción masiva y cuyos ecos resuenan con fuerza cada vez que una tragedia sacude el equilibrio de nuestra civilización, ya sea una guerra, como fue este caso, o, más recientemente, un atentado terrorista.

Hermana menor de clásicos como La Guerra de los Mundos, también aquí, decíamos, se abordan similares problemáticas e inquietudes, palmariamente heredadas de aquélla, si bien sus autores alejaron ambas en la procedencia del peligro, como bien claro dejan sus títulos, y en el plano estilístico, modernista una, más clasicista ésta. En este sentido, la cinta de Byron Haskin -basada en la inquietante novela de H.G. Wells (cuyo ataque extraterrestre fue increíblemente concebido aún por 1898)- convirtió en tecnológicos los inicialmente más orgánicos alienígenas. Por contra, en Surgió del fondo del mar bien parece ocurrir lo contrario: que una idea fruto del cambalache que fue el siglo veinte se presente con rasgos estilísticos anteriores, absolutamente propios de las historias de Julio Verne, indudable inspirador de esta historia de submarinos y bestias marinas.

El trío protagonista. Dos tipos rondan a la misma dama.

En la consecución de esta esencia 'verniana' vinieron a resultar definitivos -y seguramente lo más destacable del largometraje- los esforzados efectos visuales del mítico Ray Harryhausen, quien con sus inolvidables maquetas y stop motion dio vida a la criatura a la que hace referencia aquel “it” de la denominación original. Un gigantesco cefalópodo, emergido de las fosas abisales de Mindanao, cuyo hábitat ha sido trastocado por radiaciones procedente de ensayos con la bomba H y que ahora busca alimento lejos, lejísimos, de sus habituales zonas de caza y cerca, cerquísima, de las costas del Pacífico.

Sin embargo, y volviendo a las diferencias sustanciales entre obras, mientras en La Guerra de los Mundos (en clara advertencia a la soberbia humana) la ciencia fracasa, en Surgió del fondo del mar ésta parece la única respuesta para contrarrestar al octópodo, convirtiendo así al progreso en causa y solución del mismo problema. Un signo sintomático de la inferior cualidad reflexiva de esta segunda, más simple en sus diatribas y también en su narrativa, cercana al más recalcitrante cine romántico de su época en el desarrollo de personajes y lastrada por una omnipresente voz en off en lo que a avance de la acción se refiere. Rémoras que indudablemente minoran el valor global de la obra pero que en absoluto pueden ni deben eclipsar el poderío visual del tremendo pulpo, cuyo feroz ataque a la Bahía de San Francisco resultará del todo inolvidable para quien alguna vez haya presenciado la portentosa creación de Harryhausen enroscando sus tentáculos por los herrajes del Golden Gate en una de esas instantáneas que conforman la fascinante y ecléctica historia de este arte llamado cine.

El abuelo del pulpo Paul es consultado por los resultados de los 49ers.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook