VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
23-F
Escrito por Error Humano   
Jueves, 03 de Marzo de 2011


Valoración espectadores: 6.75

23-F (Chema de la Peña, 2011)

Valoración de VaDeCine.es: 6

23-F (Chema de la Peña, 2011)Título original: 23-F
Nacionalidad: España
Año: 2011 Duración: 105 min.
Dirección: Chema de la Peña
Guión: Joaquín Andújar
Fotografía: David Azcano
Música: Antonio Fernández
Intérpretes: Paco Tous (Antonio Tejero), Juan Diego (Alfonso Armada), Fernando Cayo (Juan Carlos I), Mariano Venancio (Sabino Fernández Campos), Ginés García Millán (Adolfo Suárez), Lluís Marco (Milans del Bosch)

Página web
Trailer

EL OTRO DISCURSO DEL REY

Con motivo del trigésimo aniversario del 23-F memoraba Carlos Santos (el genial periodista que, cada mañana en la radio pública, traza el sublime perfil de los invitados de “En días como hoy”) cómo, a un metro de él, un tipo con bigote, un tal Pedro Francisco Martín, simulaba apagar su cámara subiendo el brillo de su visor para seguir grabando a hurtadillas lo que aquel día sucedía en el hemiciclo del Congreso de los Diputados. Así, con su habitual finura para el detalle, Santos reivindicaba la figura de un compañero de profesión cuya heroicidad nacía del amor por la información y sin la cual millones de españoles desconoceríamos aquella curiosidad del “se sienten, coño” o quizás, incluso, la realidad de lo acontecido.

Con igual ímpetu y afán por los hechos, desgrana Chema de la Peña el minuto a minuto del vergonzoso día que vacunó a la democracia española frente a la insidiosa coacción del fanatismo. Y lo hace detallada y lúcidamente, comenzando con el abotonado de la verde chaqueta de un dispuesto Antonio Tejero, magníficamente retratado por un guión que dedica su tiempo a enfatizar el indudable patriotismo de un teniente coronel equivocado en su idea de que sólo existe la España que se gesta bajo su tricornio. Paco Tous revive poderosamente al implicado golpista, propicia marioneta para quien sabía de su valentía y amor por su credo.

Tejero salta al ruedo a hacer su faena.

Con todo, el largometraje sobrevive en el alambre de la Historia, posicionado en su alegato de la figura Real como firme e inamovible bastión democrático. Postura a priori plenamente válida, pues debe ser el autor quien elija foco y punto de vista. Sin embargo, centrado en su narración de la acotada intriga militar y política, 23-F evita merodear por los fangosos -pero también más interesantes y menos transitados- terrenos de la trama civil subterránea: ¿con qué apoyos sociales y financieros contaba la operación?

Sea como fuere, y visto con la pátina del tiempo, se ha venido en España a considerar este oscuro lunar de nuestro pasado reciente como un sainete apresurado y chapucero, cuando lo cierto es que la frustración de la tentativa sobrevino por la rotura de la cadena de adhesiones y por subestimar al periodismo como poder fáctico. Una minusvaloración que descuidó a Torrespaña y permitió que el equipo móvil dirigido por Pedro Erquicia filmase el crucial mensaje del Rey.

Esto es lo que pasa si superas los 110 en autovía.

Sostenida esencialmente sobre su solvencia técnica y adecuado compás, la cinta se eleva cuando el complejo y sibilino General Armada copa la atención, fruto del excelso trabajo de quien pasa por ser uno de nuestros más grandes intérpretes vivos: Juan Diego, una maravilla de la contención gestual y la modulación vocal. Absoluto maestro.

Desgraciadamente, y a pesar de los estupendos mimbres insinuados por momentos, Chema de la Peña, usual huidizo del riesgo, se acomoda en la construcción de los momentos más emotivos, abusando del recurso de la imagen de archivo, tal vez acomplejado ante la gravedad de los hechos. Una lástima -la de la oportunidad perdida- pues cuando el largometraje se anima no naufraga, pero el miedo al ridículo es, a estas alturas, una tenaza inadmisible.

En cualquier caso y a pesar de sus rémoras, valga la película de algún modo para revivir aquella ignominiosa jornada de febrero que nuestro país no debiera olvidar nunca; menos aún en estos tiempos en que la radicalización de posturas, la crispación y la búsqueda de la confrontación bien parecen servir para fidelizar a un electorado cuasi obligado al bipartidismo. Pobre España… ¡cuán corta es tu memoria!



DeWitt Bodeen
Compartir
Comentarios (2)
  • democracia siempre

    qué miedo pensar q estas cosas pasaron hace cuatro días, como quien dice...pero qué habría y quedará aún latente detrás de toda esta conspiración?

  • barry lyndon

    Interesante

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook