Qué obra maestra! Sólo hay que ver pelis actuales como "Noche y Día" para darse cuenta.